Así de caro está el langostino a horas de la cena de Nochebuena

Pescado en un puesto del Val.
Pescado en un puesto del Val. / EL NORTE
  • Los precios medios se han disparado en los mercados durante la última semana

La última visita a los mercados (cuando quedan horan para las Nochebuena) confirma el incremento de precios que registran los principales productos de las comidas y cenas de Navidad (sobre todo marisco y pescado). El registro municipal sobre precios medios en el mercado del Campillo constata que el kilo de langostinos se ha encarecido 12,25 euros y el de gambas casi ocho en apenas una semana. El 30 de noviembre, los langostinos se vendían a 14,47 euros el kilo. El viernes 16 costaban 26,15. Este viernes 23 ya cotizaban a 38,40 euros.

Hay más.

El precio de los percebes ha escalado en una semana desde los 26,93 hasta los 49,53 euros y han llegado las angulas al mercado. Se cotizan a 820 euros el kilo. El precio medio del besugo estaba a 44,50 euros el kilo y el mero cotizaba a 49 euros (cuando el año pasado, por Nochebuena, estaba a 69).

Todos estos son datos recogidos por técnicos municipales en el mercado del Campillo. Este es, desde hace años, el termómetro habitual para medir los vaivenes de la cesta navideña. Y las últimas cifras disponibles dicen que la escalada de precios es un hecho. No solo en el besugo y los langostinos. También se nota en el buey, el carabinero o las almejas.

El calendario este año contribuye a moderar los precios. Nochebuena cae en sábado, al final de la semana, por lo que no hay saltos por festivos entre semana que compliquen la distribución.

Diciembre es, con diferencia, el mes en el que más productos pesqueros se consumen en Valladolid. Son 1.762.375 kilos (cerca de 300.000 kilos más que la media mensual), de acuerdo con los datos de la memoria de Mercaolid, que consigna que los pescados más vendidos son merluza, pescadilla y gallo. En mariscos:mejillón, calamar y pulpo y en congelados, calamar y langostino. Más estable es el precio de los cárnicos, aunque aquí también se suelen registrar alzas en los precios de los productos que suelen acompañar a los vallisoletanos en sus banquetes navideños. Así, el lechazo (no las chuletillas, sino en medios o enteros)ya percibe que la Nochebuena está cerca.