El Norte de Castilla

Sada acepta vender el matadero de Valladolid

Manifestación contra el cierre de Sada.
Manifestación contra el cierre de Sada.
  • La empresa mantiene su decisión de despedir a 68 empleados, y el comité insiste en que sigue siendo viable

Los representantes de la dirección del Grupo Sada aceptaron ayer la posibilidad de vender las actuales instalaciones cárnicas, situadas en el barrio de Las Villas, a otra empresa aunque fuese del mismo sector, siempre y cuando esta operación se formalizase dentro del actual periodo de negociaciones del ERE que tiene lugar estos días.

Esta fue una de las novedades de la segunda reunión entre el comité de empresa y la dirección de Sada, durante el periodo de consultas que establece la ley, antes de aplicar el expediente de extinción de los contratos, que por el momento han quedado fijados en 68 de los 82 trabajadores que integran la plantilla del matadero de aves. La empresa sigue argumentando causas económicas y organizativas para cerrar estas instalaciones.

La posibilidad de aceptar la venta por parte de la empresa, pero siempre que se materializase dentro del periodo de consultas, fue interpretada por la presidenta del comité como de escaso valor, «puesto que no hay tiempo material para formalizarla sobre todo cuando no hay candidatos y el periodo se acabará a principios del mes de enero». La multinacional holandesa ha dado como fecha límite para el cierre el 28 de febrero. En este sentido, tanto los representantes de los trabajadores como los de los sindicatos CC OO y UGT, plantearon a la dirección que si aceptaba la venta ampliase el tiempo para poder materializarla más allá del periodo de consultas, obteniendo una negativa de la dirección.

«Esta negativa es una demostración de que no tienen voluntad de vender, ya que es imposible que algún grupo empresarial realice una oferta de aquí a lo que queda y más en navidades», explicó Nieves Muñumer, presidenta del comité de empresa, que reconoció que los ánimos entre los trabajadores comienzan a crisparse sobre todo por la falta de alternativas en la mesa. Para hoy está prevista una reunión con la Inspección de Trabajo, en donde se analizará la documentación del ERE.