El Norte de Castilla

Oxígeno financiero para el soterramiento

Reunión de un consejo de administración de Alta Velocidad.
Reunión de un consejo de administración de Alta Velocidad. / G. V.
  • Renfe y Adif pagarán la mitad de la deuda del soterramiento si los socios asumen los intereses, algo quer el Ayuntamiento considera un escollo para el acuerdo

Supondría un año de necesario oxígeno para la operación del soterramiento. El Grupo Fomento, en el que participan Renfe y Adif, está dispuesto a saldar la mitad de la deuda adquirida con los bancos que financian la operación –200 de los 400 millones que se deben– siempre que los miembros de la Sociedad Alta Velocidad asuman la parte de los intereses que corresponden a cada uno de los socios y que en el caso del Ayuntamiento de Valladolid supondría un pago de 2,8 millones de euros de los ocho que se han devengado por la prórroga suscrita con el ‘pool’.

El alcalde, Óscar Puente, acompañado de los concejales Manuel Saravia (Urbanismo) y Antonio Gato (Hacienda), participó en una videoconferencia con los integrantes de esta entidad para preparar el consejo de administración del próximo día 27 de diciembre. En el telencuentro se planteó esta posibilidad, que, sin embargo, presenta una pega importante para el Consistorio.

Hasta el momento, Renfe y Adif han aportado 62,5 millones de los 125 del primer vencimiento. Ahora, estarían dispuestos a aportar los 62,5 restantes y hacerse cargo del pago los 75 millones de la amortización a la que hay que hacer frente el 1 de enero de 2017. En total, 200 millones. Pero los acreedores, según explicó Puente, exigen que los socios paguen su parte proporcional de los intereses devengados este año, que en el caso de la Administración Local supondría el abono de 2,8 millones de euros.

El alcalde subrayó que dinero para afrontarlo hay, no es un problema de capacidad financiera. Sin embargo, eso obligaría a asumir el total de la deuda, según ha advertido el interventor, Rafael Salgado, un débito que el Consistorio ha negado tanto con la anulación por la vía administrativa del aval que en su momento suscribió Francisco Javier León de la Riva, como con la acción penal iniciada contra el exregidor. «Es un escollo que no es salvable en los términos en los que se plantea; hay que buscar alguna alternativa; bien que los bancos accedan a refinanciar los intereses a través de la sociedad o plantear alguna otra opción; en eso vamos a trabajar de aquí al próximo martes», explicó.

Óscar Puente cree que el acuerdo globalmente «pinta bien», porque permitiría «ganar un año» para replantear a fondo la operación y diseñar el plan de viabilidad, pero tal y como ahora está sobre la mesa no es factible. «Tiene implicaciones jurídicas para el Ayuntamiento;lo que no podemos hacer es cuestionar la obligación de abonar cien millones de euros con la anulación de la ‘comfort letter’ y por la vía del pago de unos intereses de esa deuda incorporar el global al patrimonio municipal, que es los que se ha pretendido evitar desde el principio», matizó el alcalde, quien insistió en que ese escenario supondría el «colapso económico del Ayuntamiento. «En eso el interventor es tajante», zanjó. La posibilidad que va a plantear el Consistorio es renegociar el pago de esos ocho millones de intereses junto con los 200 del préstamo que quedan por abonar al ‘pool’ bancario. Si se logra un acuerdo, permitiría rebajar la presión de las entidades respecto a la deuda y, al mismo tiempo, trabajar con más tranquilidad para enterrar algún día las vías