El Norte de Castilla

a piñas ya no son negocio
Recogida de piñas en un pinar de Pedrajas de San Esteban.

La piñas ya no son negocio este año

  • Portillo recauda 223.000 euros de montes, mientras que Mayorga recibe 6.700 frente a los 100.000 de otros años

La desigual temporada del piñón en la provincia de Valladolid continúa con la adjudicación de la explotación de montes y pinares más de un mes después de que comenzara la campaña. De los 160 lotes de piñas que se pueden explotar en montes públicos pertenecientes a municipios y a la comunidad de Castilla y León, solo se han adjudicado 86, es decir, algo más de la mitad, mientras que el resto se intentarán adjudicar mañana en el servicio territorial mediante un procedimiento negociado. En concreto, en los montes de Utilidad Pública pertenecientes a entidades locales se han adjudicado 52 de los 83 lotes subastados, con 2.18.615 kilos de piña, con una tasación inicial de 602.755 euros y una adjudicación final de 995.119 euros.

En los montes de la comunidad de Castilla y León salieron a subasta pública 77 lotes y se han adjudicado 34, con una estimación de 151.420 kilos de piña tasada en 33.386 euros, pero que se ha adjudicado por 133.365 euros.

De esta forma, a pesar de que el número de lotes que sí han logrado un adjudicatario es de algo más de la mitad, el volumen de piña aforada de estas subastas suma 2.260.035 kilo, por lo que se ha adjudicado el 71% del volumen total, por un importe total de 1.128.484 euros (76% más de lo tasado).

La explotación de la piña en los montes de utilidad pública de los municipios de la provincia supone cada año unos importantes ingresos para los municipios que cuentan con una gran superficie de pinares. Es el caso de Viana, que ha recaudado algo más de 36.000 euros, o Portillo, con cerca de 8.000 hectáreas, que ha conseguido ingresar 223.000 euros por los cinco montes propios y 96.000 euros más por los pertenecientes a la Comunidad de Villa y Tierra. El alcalde, Ignacio Álvarez, asegura que las piñas suponen una importante fuente de ingresos para un Ayuntamiento que hace unos años llegó a recaudar más de 600.000 euros en la subasta.

Desigual temporada

Lo mismo ocurre en Mayorga, ubicado en la Tierra de Campos, que cuenta con un pinar, La Tierruca, que cada año atrae a los empresarios del piñón. Si bien, la desigual temporada, que en principio podría tener una mayor cosecha que el pasado año pero mermada en cuanto al peso por la falta de lluvias en verano y la afección de diversas plagas, dejó la subasta desierta en esta localidad en dos licitaciones diferentes, por lo que el Ayuntamiento tiene previsto adjudicarlo en breve a una empresa interesada en su explotación por 6.700 euros. Una cifra pequeña si se compara con los más de 100.000 euros que este municipio llegó a obtener en las temporadas de 2012 y 2013. La fluctuación en los ingresos que el ayuntamiento puede obtener por este tipo de subasta le invita cada año a ser «precavido» a la hora de presupuestarlos. De ahí que estos 6.700 euros hayan «trastocado» el presupuesto municipal «ligeramente», pues habían previsto unos 15.000 euros de ingresos por esta materia.

La temporada viene precedida de tres malas, en las que además de pocas piñas y pagarse a precios muy caros, el rendimiento cayó por encima del 50%, según datos del la Sociedad Cooperativa Piñonsol de Castilla y León. En 2014-2015 se observaron, por tercera temporada consecutiva, niveles de producción por debajo de la media, tanto en piña como en rendimiento en piñón. Una merma asociada «a una tasa de piñones dañados superior al 60%, en su mayor parte por la acción de los insectos».