El Norte de Castilla

Detenido el dueño de un bar por agredir al técnico de la tragaperras con un cuchillo

  • La víctima sufrió cortes en las manos al evitar ser pinchado en el abdomen

El propietario de un bar del barrio de Delicias ha sido detenido por agredir al técnico de la máquina tragaperras con un cuchillo, por lo que tuvo que ser trasladado a un centro hospitalario para curarle las lesiones.

La historia, un tanto rocambolesca, se produjo el domingo por la tarde. Un cliente llamó a la Policía alertando de que el dueño del local se encontraba a la entrada del establecimiento tirado en el suelo. Una vez personados allí, los agentes le interrogaron acerca de lo que había ocurrido y éste les contó que un cliente había estado jugando en la tragaperras y se había quejado porque el premio que había obtenido lo recibió en monedas de diez céntimos en vez de un euro, y que la máquina le había estafado.

Y sigue relatando a los policías que, tras lo ocurrido, se puso en contacto con el técnico de la tragaperras para que acudiera al bar y solucionara el problema. En este tiempo de espera, el jugador, siempre según la versión del dueño del bar, le amenazó con una navaja, golpeó la máquina y se marchó del local.

Continuó narrando que una vez que llegó el técnico comenzó con él una discusión, por la demora en llegar, que se amenazaronn mutuamente, que el técnico se marchó, se subió al coche y que él fue detrás para impedirlo, tirándose sobre el capó. Que el otro arrancó el vehículo y él se cayó al suelo.

Hasta aquí su versión.

Bueno, pues una vez oído al dueño del bar, que según la Policía se encontraba pasado de copas, los agentes contactaron con la empresa en la que trabaja el técnico, con el fin de localizarle, y les explicaron que el empleado se encontraba en el hospital. Y hasta el centro sanitario se desplazaron, comprobando que la víctima tenía cortes provocados por arma blanca en las manos. Y el técnico les contó que cuando llegó al establecimiento, el dueño se puso violento, agresivo y que entró en la cocina a por un cuchillo con el que intentó pincharle en el abdomen y que, al protegerse con las manos, le produjo los cortes.

Lo curioso de esta historia es que la policía finalmente encontró en el bar el resultado del premio, dos bolsas con monedas de un euro y no de diez céntimos como había dicho el dueño. Y el técnico asegura que no eran suyas.

Un misterio que tendrá que resolver el juez