El Norte de Castilla

Vista general de Las Flores, con las naves, abajo, a la derecha..
Vista general de Las Flores, con las naves, abajo, a la derecha..

Ocupan tres antiguos almacenes y montan un negocio

  • Habían creado un taller de reparación de vehículos y una granja de animales en las instalaciones del barrio de Las Flores

Los agentes de la Policía Municipal llevaban semanas viendo «movimiento» de vehículos y personas en una fila de naves abandonadas situadas a las afueras del barrio de Las Flores, en el camino de Hornillos, y decidieron realizar una inspección de su interior en la que descubrieron que tres de los antiguos almacenes no solo estaban ocupados ilegalmente sino que sus usuarios habían montado, por un lado, un taller de reparación de vehículos y, por otro, poco menos que una granja de animales, en una de las cuales tenían un caballo y un poni y, en la otra, varios galgos.

Así que los agentes avisaron a los efectivos del Seprona de la Guardia Civil y, en una operación conjunta, realizaron una redada en las tres naves ocupadas, que se encuentran al final del camino de Hornillos, la vía que discurre en paralelo al Canal del Duero, entre las rondas interior este (VA-20) y exterior este (VA-30), justo detrás de los nuevos talleres de Renfe. Enseguida comprobaron que ni los responsables del taller mecánico ni los dueños de los animales contaban, de entrada, con el permiso de los propietarios para ocupar las naves y, además, de las pertinentes licencias municipal y autonómica para el cuidado de los propios animales.

En cuanto al taller, los titulares efectuaban reparaciones de vehículos pese a carecer, al margen de la licencia, del más mínimo «control de residuos (aceites, combustibles...)» y de «las mínimas condiciones de seguridad para los propios mecánicos». Así que sus titulares fueron denunciados por la vía administrativa para que el Ayuntamiento (Urbanismo) y la Junta (Medio Ambiente) decidan las sanciones correspondientes, además de clausurar, claro, las instalaciones.

Las otras dos naves ocupadas se encontraban justo a continuación y allí encontraron dos equinos en una y «un buen número de galgos» en la otra, en su mayoría sin las pertinentes cartillas de vacunación o microchip identificativo, al margen de que las condiciones de los almacenes en sí «no eran las más adecuadas para su mantenimiento». Los animales, eso sí, se encontraban en aparente buen estado. Así que ahora serán los técnicos de Medio Ambiente (Junta) los que decidan su destino final, si son intervenidos o son trasladados a otras dependencias de sus propietarios siempre que regularicen su situación.

Los dueños de las naves, situadas a continuación de las últimas viviendas de Las Flores, aseguraron que y denunciaron la ocupación ilegal de las mismasdesconocían su situación , según confirmaron ayer fuentes de la Policía Municipal, cuyos agentes, junto a los guardias civiles, llevaron a cabo la operación a mediados de la semana pasada.