El Norte de Castilla

Desmontaje de Lauki tras el cierre de la fábrica.
Desmontaje de Lauki tras el cierre de la fábrica. / G. V.

CCOO pedirá a Lactalis un precio simbólico para Lauki porque «se vende sola»

  • Los sindicatos se reunen este lunes con la dirección de la multinacional francesa

El sindicato Comisiones Obreras pedirá a la multinacional Lactalis que elimine el veto del sector lácteo para poder vender la planta de Lauki en Valladolid para la que reclama un precio moderado y hasta «simbólico» desde el convencimiento de que esa factoría «se vende sola, evidentemente».

Esta será la principal exigencia de los sindicatos ante la nueva reunión este lunes de la Fundación Anclaje donde se espera que la Dirección de la multinacional francesa explique a la Administración y a la parte social su proceder final para la planta de Lauki en Valladolid, a lo que se comprometió en el último encuentro del 29 de septiembre cuando pidió entre diez y quince días para estudiar la última propuesta sindical.

«Ha pasado casi mes y medio largo», ha lamentado el secretario de Acción Sindical de Comisiones Obreras, Vicente Andrés, en un nuevo llamamiento a la multinacional gala para que se avenga a la venta de la planta de Lauki, que concluyó su actividad el pasado 30 de septiembre, a una empresa del sector y a un precio moderado.

En declaraciones a la agencia Europa Press, Andrés ha advertido de que la reunión de la Fundación Anclaje de hoy será definitiva por lo que si no accede finalmente a la venta de la planta de Lauki los sindicatos continuará el conflicto que inició con el traslado del caso a las autoridades europeas y que seguirá con actuaciones judiciales «de largo recorrido» en el tiempo ante la «falta de voluntad manifiesta» de la empresa en un «engaño continuo y permanente» respecto a sus planes iniciales de venta.

A falta de conocer si la empresa acudirá a la reunión de la Fundación Anclaje del lunes y los planes concretos de la firma, Andrés ha admitido que el retraso en el tiempo de la respuesta de Lactalis a la última propuesta sindical no supone «buenas señales» para insistir en que la parte social va con la vocación y el ánimo de buscar una solución de futuro industrial ya que sería buena para Valladolid y para Castilla y León.

El sindicalista ha recordado que otra de las condiciones que pusieron sobre la mesa en el último encuentro es que, de producirse la opción de venta, se lleve a cabo bajo la tutela real de la Fundación Anclaje y no por una entidad externa como ocurrió antes del cierre definitivo de Lauki cuando, según ha asegurado, la empresa llegó a impedir la entrada de los representantes de Granja La Luz interesados en una opción de compra.

«Nos han tomado el pelo», ha asumido el secretario regional de Acción Sindical, quien ha acusado a Lactalis de haber optado por una política de "tierra quemada" a través de un «cierre ilegal» en una filosofía que ha resumido con un «o yo o nadie».

Andrés ha asegurado al respecto que la multionacional no se puede reír de las instituciones, no de los sindicatos ni de los trabajadores por lo ha hecho de la defensa de la planta de Lauki en Valladolid una «cuestión de Comunidad».