El Norte de Castilla

Los catorce detenidos en la Operación 'Peña Duero' llegan a un acuerdo con el fiscal

  • A finales de noviembre de 2012 se desarticuló una de las redes más importantes de distribución de droga en Valladolid. La pena más elevada será de dos años y tres meses de prisión

Los catorce detenidos en la denominada Operación 'Peña Duero' contra el narcotráfico y que compartirán banquillo este próximo lunes, 21 de noviembre, en la Audiencia de Valladolid han llegado ya a un principio de acuerdo para la reducción de sus condenas, con lo que los 48 años de cárcel que inicialmente pedía para todos ellos en su conjunto el Ministerio Fiscal se verán rebajados a veintincinco años y siete meses.

De esta forma, salvo imprevisto de última hora, el juicio se limitará a una breve vista en la que los acusados--se aplica a todos la atenuante de dilaciones indebidas y a dos de ellos la atenuante analógica de drogadicción--se limitarán a firmar el acuerdo y a anunciar su propósito de no recurrir el fallo en casación ante el Tribunal Supremo, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Si inicialmente la acusación pública pedía penas que oscilaban entre los cuatro y los dos años de prisión, finalmente el acuerdo implica que la pena más elevada quedará situada en los dos años y tres meses de prisión, en concreto la aceptada por Carlos R.V, también conocido como el 'gurú de la marihuana', mientras que otros nueve (Gabino B.G, Víctor B.A, Álvaro L.S, José Antonio M.L, David A.A, Víctor S.G, Elisabeth D.M, Vicente P.M. y Juan Carlos G.A) se conformarán con condenas de dos años de privación de libertad y otros cuatro procesados más, Juan A.M, Aitor J.A, Sandra D.J. y Juan Manuel C.M, verán reducida su pena a un año y cuatro meses.

Por su parte, las multas aceptadas oscilan entre los 15 euros de mínima y los 7.000 euros de máxima.

La detención de las catorce personas se produjo a finales de noviembre de 2012 y ya entonces se destacó que la operación había contribuido a la desarticulación de una de las más importantes redes de distribución de droga en la provincia de Valladolid, que contaba con cuatro puntos de venta diferentes y a la que se ocuparon sustancias por valor superior a los 50.000 euros.

La operación se desarrolló entonces en localidades de Quintanilla de Onésimo, Tudela de Duero, Olivares de Duero, Valladolid, Puente Duero y Sardón de Duero, dándose por desmontada una red cuyos integrantes vendían en dosis.

Las investigaciones se iniciaron por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Valladolid varios meses antes al detectar un posible punto de venta, enfocado a la captación de consumo de jóvenes de diversas localidades, y tener sospechas del tráfico de drogas en lugares de ocio de las zonas ya mencionadas.

Esta red delincuencial ejercía su actividad como modo de vida obteniendo lucro económico que le permitía como norma habitual no trabajar, dedicando su vida diaria al ocio y a mantener de este modo su consumo habitual de sustancias, tal y como entonces se puso de manifiesto en la comparecencia del que fuera subdelegado del Gobierno en Valladolid, José Antonio Martínez Bermejo, y el jefe de la Comandancia, Juan Miguel Recio.

Los componentes de esta red, según se destacó entonces, disponían de capacidad para adquirir y ofrecer a sus potenciales compradores una amplia variedad de sustancias estupefacientes (marihuana, hachís, speed, cocaína, cristal, LSD, éxtasis...etc).

Las sospechas se confirmaron plenamente cuando en septiembre de 2012 uno de los investigados que ya fue juzgado y condenado, M.V.T, vecino de Tudela de Duero y de nacionalidad española, fue interceptado por una patrulla de Seguridad Ciudadana en un punto de verificación rutinario, en el que, una vez identificado y reconocido su vehículo, se le intervinieron 455 pastillas de metanfetamina (éxtasis), todas ellas con forma de corazón, 15 gramos de cocaína, 5 gramos de cristal y 5 de ketamina.

Todo un experto en cultivo de marihuana

Las pesquisas se centraron entonces en dos individuos situados en un nivel superior en la escala de la banda y que actuaban como enlaces y conseguidores principales de todo tipo de sustancias estupefacientes.

Uno de ellos, C.R.V, sería, como así sostiene la policía, el máximo experto en cultivo de marihuana en toda la provincia, el cual había diseñado elementos específicos que optimizaban el rendimiento de los cultivos, aplicando sus conocimientos sobre cruces de plantas de cannabis a través de una selección genética para obtener y estabilizar semillas de variedades mucho más resistentes y productivas.

Estas personas eran los principales distribuidores de dos grupos relacionados entre sí pero que operaban en distintas zonas, en el entorno de las localidades de Quintanilla de Onésimo y Tudela de Duero.

Estos dos grupos, además de disponer de todo tipo de drogas, estaban especializados en el cultivo de la marihuana, como demostró la gran cantidad encontrada ya recolectada y almacenada y el hecho de que se hubieran desmantelado tres invernaderos perfectamente equipados para el cultivo de forma permanente y en cantidades considerables.

Finalmente, una vez determinado la participación de todas las personas relacionadas con los distintos grupos, se procedió a su a la detención y a la realización de numerosos registros domiciliarios en Valladolid, Puente Duero, Tudela de Duero, Quintanilla de Onésimo y Olivares de Duero, en los que se intervenieron cantidades importantes de sustancias estupefacientes, así como vehículos y otros objetos

En concreto, se intervinieron 41 plantas de marihuana, 9.342 gramos de marihuana en cogollos ya elaborados y almacenados, 75 gramos de speed, 455 pastillas de metanfetamina, éxtasis, 106 gramos de hachís, 20 gramos de cocaína, 65 gramos de sustancia de corte, cinco gramos de 'cristal', cinco gramos de Ketamina, un bol con setas alucinógenas, 917 euros en metálico, cinco básculas de precisión y dos picadoras de marihuana.

Además, los agentes actuantes se incautaron de tres armas cortas (2 pistolas y un revólver), diversas armas blancas, tres vehículos a motor(Ford Mondeo, Rover y Renault Clio) y gran cantidad de material necesario para el montaje de laboratorios para la elaboración de la marihuana, tales como lámparas de incandescencia, humidificadores, sistemas de ventilación, temporizadores, termostatos, transformadores eléctricos, sistemas de riego...etc).