El Norte de Castilla

fotogalería

Una de las piezas de la exposición. / J. F.

Las joyas de una hermandad

  • El Centro Diocesano alberga hasta el domingo una muestra que celebra el 75 aniversario de Nuestro Padre Jesús Atado a la columna

La biblioteca del Centro Diocesano acoge hasta el próximo domingo (puede visitarse de 18:00 a 21:00 horas), la exposición conmemorativa del 75 aniversario de la Hermandad Penitencial de Nuestro Padre Jesús Atado a la columna, organizada para conmemorar la fecha (en 1941) en la que un grupo de jóvenes pudo vestir los hábitos penitenciales (idénticos a los que hoy perduran) para acompañar a las sacras imágenes en procesión.

Esto ocurrió hace 75 años, pero el germen hay que buscarlo en 1930, cuando el arzobispo Remigio Gandásegui, a sabiendas de la devoción de los integrantes de las congregaciones marianas de San Estanislao de Kostka y de San Luis Gonzaga (de la Compañía de Jesús) les encomendó el acompañamiento en la Procesión General de Viernes Santo de los pasos de Jesús Atado a la Columna –propiedad de la cofradía de la Santa Vera Cruz– y El azotamiento del Señor y Camino del calvario, pertenecientes ambos al Museo Nacional de Escultura.

En un principio, acudían a los desfiles procesionales sin hábito, portando sobre sus pechos las medallas y cintas o cordones blanquiazules que distinguían a sus congregaciones. Hasta que en 1941, los 53 integrantes de la hermandad pudieron desfilar por fin con hábito propio, después de la aprobación de estatutos, y la adquisición de su denominación y emblemas. Eso es lo que se conmemora en la exposición.

Hay dos partes diferenciadas en la muestra. En el vestíbulo de entrada se encuentra el Cristo de la Humildad, así como la Virgen de las madres isabeles, que los cofrades procesionan por el interior del claustro del convento cada 8 de diciembre. En el interior de la biblioteca se pueden visitar las potencias del Atado a la Columna, cedidas por la Vera Cruz, así como las potencias del Jesús Flagelado, facilitadas por la cofradía de la Pasión.

También se expone la maqueta del paso Camino del Calvario, de la cofradía del Despojado, así como enseres, medallas antiguas, hachones, fotografías, hábitos y una completa cronología del devenir de la hermandad a lo largo de estos 75 años mediante varios artículos de El Norte de Castilla. La hermandad penitencial de Nuestro Padre Jesús Atado a la columna tiene actualmente su sede en el Monasterio de Santa Isabel. En 2015, recuperó sus orígenes históricos al retomar los cultos en la capilla de la Congregación Mariana, actualmente adscrita al Centro Diocesano de Espiritualidad, de ahí la sede de la exposición.

En 1951 comenzaron a desfilar con su imagen titular en la Procesión del Santísimo Rosario del Dolor, en la tarde del Lunes Santo. En 1965 surgió la que hasta hoy es su procesión titular, la de la Peregrinación de la Promesa, en la noche del Martes Santo.