El Norte de Castilla

Los policías medinenses patrullarán de paisano para cazar a propietarios de perros que no recojan excrementos

El dueño de un perro recoge los excrementos.
El dueño de un perro recoge los excrementos. / FRAN JIMÉNEZ
  • Las multas oscilan entre los 750 y los 3.000 euros

Desde hoy, y hasta el próximo 27 de noviembre, varios agentes de paisano peinaran los puntos calientes del callejero medinense –parques y plazas– donde los medinenses pasean a sus mascotas y dejan que defequen sin recoger los restos.

Esta medida disuasoria está implementada en la nueva campaña que el Ayuntamiento pondrá en marcha para informar y vigilar el cumplimiento de la ordenanza de limpieza. En anteriores campañas tan solo se detectaron entre tres y cuatro casos de no recogida ya que según explicó la concejal de Policía Local, Ana Pena «si no van de paisanos es muy complicado poder detectar este tipo de infracciones». Los controles se realizaran a distintas horas y zonas de Medina, susceptibles de ser detectadas conductas que pudieran ser constitutivas de sanción en esta materia.

Esta campaña tiene como finalidad la de informar a los ciudadanos con respecto al correcto cumplimiento de los criterios en materia de residuos y limpieza, por lo que se entregará un folleto informativo en el que además de explicar las normas de recogidas de cacas de las mascotas. También se incluirán los horarios de tirar la basura y enseres, la pegada de carteles y pintadas, y el control de escombreras y basureros ilegales.

El régimen sancionador en materia de limpieza se clasifica en tres supuestos: las multas oscilan entre los 750 euros por infracciones leves que antes eran de 150 euros; los 1.500 para las graves que antes no superaban los 300 euros, y los 3.000 para las muy graves, que escalaron de los 450 euros. Estas cantidades no tiene un fin recaudatorio ya que, como aseguró, Pena «no es más limpio el que limpia sino el que menos ensucia».