El Norte de Castilla

Transexuales denuncian que un jefe médico del Río Hortega «bloquea» las cirugías

  • Autoridades sanitarias aseguran que Sacyl ha realizado siete operaciones de este tipo «de baja complejidad», algunas de ellas en el citado centro hospitalario

La asociación ATC Rainbow y el procurador de IU-Equo, José Sarrión, han denunciado este jueves que el protocolo de atención sanitaria de los problemas de identidad de género de Castilla y León se está incumpliendo por Sacyl y un médico «bloquea» la realización de intervenciones quirúrgicas.

En una rueda de prensa en las Cortes de Castilla y León, la representante de esta asociación Lunara Santamaría ha sostenido que la normativa aprobada en esta comunidad «es un gran protocolo, si se cumpliera», y ha achacado la situación a la «falta de voluntad política» para llevarlo a la práctica.

Santamaría ha denunciado los «graves problemas» a los que se enfrentan las más de setenta personas transexuales que viven en Castilla y León y que ven cómo la Ley estatal de Identidad de Género que se aprobó en 2007 «se ha convertido en una lacra» para ellas, con dificultades para acceder tanto a cirugías como a medicación.

La representante de esta asociación ha lamentado que el cumplimiento del protocolo aprobado en Castilla y León esté supeditado a la «pura transfobia» que observa en el jefe médico del que depende la cirugía en el Hospital Río Hortega de Valladolid, del que ha preferido no dar el nombre, aunque ha denunciado que «debe tener mucho peso» para que Sacyl no le pueda «llamar la atención».

El portavoz de IU-Equo ha confiado en que el debate de la futura ley autonómica de Igualdad aborde este tipo de situaciones y sirva para que exista una «fiscalización» de la actuación de las instituciones públicas, para lo que se ha puesto a disposición de «cualquier colectivo LGTB» que quiera realizar aportaciones al documento con el que trabajan.

Sarrión ha adelantado que su partido defenderá una ley «lo más avanzada posible» y se mantendrá «vigilante para que se cumplan los protocolos ya existentes».

Sacyl ha realizado cirugías «de baja complejidad» a transexuales

El sistema regional de Salud ha realizado cirugías «de baja complejidad» a siete personas transexuales en Burgos, Salamanca y Valladolid, en este caso también en el Hospital Universitario Río Hortega, y deriva la reasignación de sexo a unidades especializadas, algo que se ha hecho con dos pacientes para su intervención en Málaga.

Estos datos se corresponden con la atención llevada a cabo por el sistema regional de salud en función del Protocolo de atención sanitaria a personas transexuales, que lleva en funcionamiento desde 2014, algo más de dos años, según han informado a Europa Press fuentes sanitarias.

El protocolo contempla una primera fase de valoración diagnóstica que llevan a cabo las unidades de salud mental (tres a seis meses), otra de terapia hormonal (de un año y medio a dos) y después establece intervenciones de cirugía de baja complejidad, por lo que la mayoría de los pacientes se encuentran en fase de tratamiento hormonal, han apuntado las mismas fuentes, que han señalado que son once los casos pendientes, sólo uno de ellos a la espera de cirugía de mama en Burgos, según los datos que les ha aportado la Fundación Triángulo, con la que mantiene reuniones periódicas.

Fuentes sanitarias han explicado que las dos primeras fases se realizan en los dispositivos de proximidad en función de dónde resida la persona (en el caso de la terapia hormonal, si se superan las capacidades del hospital que les toque, se ha definido una unidad de referencia en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid).

La tercera fase (por lo general cirugías de la mama) se realiza en el hospital que le corresponde a la persona a tratar, por parte de la unidad correspondiente (normalmente el Servicio de Cirugía Plástica). A día de hoy se ha empezado a realizar sin problemas en Burgos, Salamanca y Valladolid.

En el caso de la cirugía compleja de reasignación de género (cirugía genital transexual) el compromiso es que desde la Comunidad se procede a la derivación a una unidad especializada, dado que el número de casos «no justifica poner en marcha una unidad en Castilla y León».

Por otra parte, aún no existe ninguna unidad de referencia en el marco del Sistema Nacional de Salud pero sí hay hospitales que realizan intervenciones de este tipo en Málaga, Madrid, Barcelona o Bilbao. Precisamente dos casos se han derivado a un centro hospitalario malagueño.