El Norte de Castilla

Un agente del Seprona analiza las muestras de la cebada.
Un agente del Seprona analiza las muestras de la cebada. / EL NORTE

Dos investigados por comercializar cebada protegida sin consentimiento del titular

  • Se les acusa de un delito contra la propiedad industrial

El pasado 10 de noviembre de 2016, la Guardia Civil de Valladolid, Equipo del Seprona, tomaron manifestación en calidad de investigados a dos personas vecinas de Valladolid capital, como supuestos autores de un delito contra la propiedad industrial, por realizar durante los años 2014 y 2015 el comercio, venta y acondicionamiento con fines agrarios, de material vegetal de variedad vegetal protegida, cebada variedad MESETA (Hordeum vulgare L. sensu lato), en la comarca Tierra de Medina de la provincia de Valladolid, careciendo del consentimiento del propietario del título de obtención vegetal y con conocimiento de su registro.

La citada variedad vegetal se halla protegida conforme al Reglamento (CE) Nº 2100/94 del Consejo de 27 de Julio de 1994, relativo a la protección comunitaria de las Obtenciones Vegetales, el cual es obligatorio en todos sus elementos y directamente aplicable en cada estado miembro de la Unión Europea.

Los hechos de comercialización de la cebada protegida sin consentimiento del titular fueron denunciados a mediados del año 2015 por el representante legal de la empresa perjudicada, cuyo objeto social es la gestión, protección, representación y defensa jurídica, de los intereses empresariales de sus socios y clientes, y de los derechos de los obtenedores de variedades vegetales protegidas por la legislación nacional o comunitaria.

El Equipo del Seprona de la Comandancia de Valladolid comenzó la investigación, comprobando los hechos y realizando inspecciones en almacenes y en un centro de acondicionamiento de grano, localizando a posibles compradores de semillas, tomando múltiples manifestaciones a agricultores de la comarca, y finalmente tomando muestras de cereal sembrado en diversas tierras de cultivo que fueron remitidas al Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), de cuyos ensayos de campo resultó que se correspondían con citada variedad protegida, la cual procedía del comercio realizado por un centro de acondicionamiento de grano para siembra de la comarca Tierra de Medina.

De los hechos se instruyeron diligencias que fueron entregadas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Medina del Campo y Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo de la Audiencia Provincial de Valladolid.