El Norte de Castilla

La promotora del edificio Duque de Lerma debe 673.000 euros al Ayuntamiento

Entrada del edificio Duque de Lerma.
Entrada del edificio Duque de Lerma. / EL NORTE
  • Urbanismo legalizará el inmueble en la revisión del Plan General de Ordenación Urbana

Justo hace un año saltó la sorpresa en los despachos de la Concejalía de Urbanismo por su situación ilegal. El ‘marrón’ apareció cuando se solicitaba licencia para montar un restaurante-alojamiento en la última planta del techo de la ciudad, a 87 metros de altura. Ahora ha llegado el momento de abordar su regularización. Pero hay un problema. El departamento que gestiona Manuel Saravia ha detectado que Orecón, la empresa promotora que convirtió el edificio Duque de Lerma en un inmueble residencial con 120 viviendas, garajes y trasteros debe al Ayuntamiento de Valladolid la friolera de 672.728 euros.

Un informe del área desglosa esta deuda en 352.430 euros del aprovechamiento pendiente de adquirir al Consistorio y otros 95.816 de las obras de urbanización del entorno, que asumió la Administración Local, pero que no fueron compensadas por la empresa. Este montante asciende a 448.246 euros, que, actualizados conforme al IPC entre octubre de 1997 y 2015, arrojan el total antes citado, según los datos que maneja el área.

Sin crear perjuicios

La Concejalía de Urbanismo está trabajando ya en la legalización del edificio a través de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana, pero advierte de que el Ayuntamiento no puede ni debe olvidarse del débito. «Nuestra idea es regularizar la situación sin perjuicio para las arcas públicas, pero intentando evitar al máximo prejuicios a quienes llevan muchos años residiendo en el inmueble sin conciencia alguna de estar en una situación de ilegalidad», recalca el máximo responsable de la concejalía.

Saravia reconoce, eso sí, la dificultad para localizar ahora a los responsables de promotora, de la que se ha perdido el rastro tras entrar en concurso de acreedores en 2013. En caso de no lograrlo, son los propietarios los que deberían asumir ese pago. El Ayuntamiento, sin embargo, llama a la tranquilidad. Su idea es actualizar la ficha de ese espacio como sector de suelo urbano no consolidado con ámbito de gestión de iniciativa pública, una figura que podría legalizar el edificio, pero que no olvidaría el débito. «Hay que estudiarlo, no vamos a pedir a los propietarios que asuman esa deuda ahora, en todo caso se podría repercutir cuando se produzca las transacciones de las viviendas o aplazarlo, pero no hay nada decidido aún», apunta el teniente de alcalde.

El Duque de Lerma suma así un nuevo episodio a su polémico historial desde que en 1968 Manuel González Aquiso promoviera la construcción de tres torres, que al final quedaron en una. En 1970 se le concedió licencia de hotel, cuatro años más tarde la Seguridad Social adquirió el inmueble para ubicar una residencia de ancianos, pero el proyecto no prosperó y en el 1996, tras la compra por parte de Orecón, se dio luz verde a las obras para su conversión en un inmueble residencial.