El Norte de Castilla

Calle Huelgas, donde tuvo lugar el accidente.
Calle Huelgas, donde tuvo lugar el accidente. / EL NORTE

Golpea un vehículo aparcado, derriba un árbol y dobla una farola

  • El joven conducía su turismo por la calle Huelgas con una tasa que cuadriplicaba el límite establecido

El joven protagonista del suceso iba fino. Tenía todos los ingredientes para que ocurriera lo que sucedió. Conducía su turismo este fin de semana por la calle Huelgas, eran poco más de las tres horas de la madrugada del domingo, cuando chocó contra un coche estacionado en la vía, derribó uno de los árboles y dobló una farola. Así, todo seguido, como el pasodoble.

Y llegaron los municipales. Prueba de alcoholemia al canto. Normal. En la primera, el joven de 26 años se apuntó en su cuenta 1,02 miligramos por litro de aire espirado. Hubo una segunda, y marcó 1,00. Es decir cuadriplicaba los límites establecidos.

¿Y su coche? Pues siniestro total. Las campañas para prevenir la donducción temeraria parece que no están hechas para algunos seres. Entre ellos también se encuentra otra conductora ebria, que triplicó con creces la tasa de alcoholemia –arrojó un resultado de 0,91 miligramos por litro de aire espirado–. Fue el domingo también. Golpeó, a las 20:50 horas, a tres turismos estacionados cuando circulaba por la calle Morena, en Huerta del Rey.