El Norte de Castilla

Páginas de la revista Interviú en las que aparece Sergio Ayala.
Páginas de la revista Interviú en las que aparece Sergio Ayala.

El concejal tronista de Medina se desnuda en Interviú

  • Sergio Ayala luchará esta misma semana para alzarse con la corona del más guapo de España.

Los populares de Medina del Campo recorren desde hace año y medio, cuando los ciudadanos les colocaron en la oposición, su propia travesía del desierto sorteando corruptelas, dramas, tránsfugas y un edil tronista y bello. Quien diga que la política local es aburrida es que no conoce de primera mano los casi dos últimos años del Partido Popular en Medina del Campo.

Al igual que una buena novela de ficción, los simpatizantes y militantes de la gaviota azul han visto cómo su partido ha descendido desde lo más alto para encontrarse inmerso en una vorágine de hechos que traspasan los periódicos y se cuelan de lleno en revistas, como la segunda aparición en ‘Interviú’ del concejal ‘más bello de Castilla y León’, Sergio Ayala Pichoto, quien esta misma semana luchará por alzarse con la corona del más guapo de España.

El último en dar la nota de colorín a la política local medinense ha sido el concejal Pichoto, quien ha vuelto a posar con su torso al descubierto en un gimnasio, en una camilla de un establecimiento de depilación laser y en una consulta de nutrición: «Me depilo una vez al mes para eliminar los pelos del pecho» y «creo que Podemos amenaza con retrasar a la sociedad» son algunas de sus declaraciones a ‘Interviú’, donde en una instantánea en la que se le ve colgado de una espaldera dice que se identifica con Mariano Rajoy y que entre Soraya Sáez Santamaría y María Dolores de Cospedal no sabría a quién elegir como referente femenino y de poder en su partido.

Nadie del PP local se ha pronunciado sobre la entrevista del ‘bello’ (título regional que ya tiene y aspirante al nacional) concejal, que también fue en sus inicios pretendiente de una tronista del ‘dating show’ Mujeres y Hombres y Viceversa, pero algunos compañeros se enteraron a través de las redes sociales.

Mucho antes de este capítulo, los medinenses se despertaron un frío 2 de enero de 2015 con la imputación por prevaricación y fraude administrativo del que hasta el momento había sido el faro de los populares en la villa de las ferias y referente de compañeros de siglas en el alfoz medinense. El que fuera alcalde durante varios mandatos y procurador en las Cortes, Crescencio Martín Pascual, copó titulares y apareció su foto entrando en los juzgados de Medina y del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León para dejar sin palabras a los ‘chenchistas’, que hasta el último momento creyeron en su inocencia.

Pacto con la Fiscalía

En octubre de 2015, la decepción de sus seguidores se hizo mayúscula tras conocer que Martín Pascual había pactado con la Fiscalía y aceptaba un año de cárcel y ocho de inhabilitación por adjudicar a dedo una rotonda. Su declive político se terminó de visualizar cuando el PP de Valladolid no contó con su experiencia para elaborar las listas para las elecciones municipales.

La candidatura que se articuló para reconducir el PP en Medina no ha respondido como habían previsto en la dirección provincial del PP.

Hace un año, los que fueran el número 1, Eduardo Marcos, y la número dos, Alicia Ladoire, se vieron inmersos en un cruce de denuncias contra el marido de Ladoire. Según los datos facilitados por la Policía Nacional, el suceso por el que Marcos denunció, un presunto delito de agresión, y Ladoire –un presunto delito de maltrato psicológico continuado–, se produjo en un camino del extrarradio medinense. Lo que podría haber quedado en el ámbito más íntimo saltó a la luz al interponerse las denuncias, a las que siguieron las dimisiones de ambos.

Estas renuncias sacaron a la luz las fricciones en los nuevos concejales. Tal es así que en febrero de este año, los ediles volvieron a abrir un nuevo capítulo. El denominado ‘triunvirato’, formado por José Luis Fuertes, Adolfo Marcos y Juan Ignacio Gutiérrez, no votó los presupuestos municipales porque dimitieron antes de alzar su mano en contra. Los dos primeros se fueron sin más, mientras que el tercero, un general fichado por el PP, fue tránsfuga durante tres días al pasarse al grupo mixto y luego dimitir.

Desconexión

Todos ellos verbalizaron su desconexión con la actual portavoz del grupo, Olga Mohíno. En sus círculos más íntimos ha confesado sentirse desencantada con la política, a la que llegó para «trabajar por los medinenses», como repite una y otra vez en los plenos. Entre los bailes de nombres y apellidos de una lista que tiene pinta de agotarse por tanta sustitución, algunos decidieron rechazar y dar paso al siguiente y otros aceptaron, pero con propuestas nuevamente de colorín: como asistir a los plenos por videoconferencia, como pide Ana María Domingo, edil que reside fuera de Medina.

Fuentes próximas al partido ya apuntan a que e breve también dimitirá Juan José del Bosque Sobejano por asuntos personales.