El Norte de Castilla

Olmos para ornamentar la mediana más larga de Parquesol

vídeo

Espacios en tierra donde se plantarán los árboles. / R. GÓMEZ

  • El Ayuntamiento remata las obras de reforma de las divisiones de los carriles de circulación del barrio

No solo de cemento vive la reforma. Las obras de acondicionamiento de las medianas de las vías con más tráfico de Parquesol está tocando a su fin con una sorpresa. Al menos para buena parte de sus 25.984 vecinos. El Ayuntamiento de Valladolid plantará un total de 36 árboles en la división de la principal vía de acceso y salida del barrio: la calle Hernando de Acuña, entre Adolfo Miaja de la Muela y Ciudad de la Habana. Los operarios de la empresa Toyrsa, adjudicataria del tajo, han hormigonado a tramos esta separación entre los carriles de tráfico, de manera que se deja espacio para el ajardinamiento de los nuevos alcorques.

La especie elegida para adornar esta prolongada cuesta es el ‘ulmus resista’, una especie del olmo resistente a grafiosis, plaga que ataca a los ejemplares y que provoca que las hojas se marchiten y el árbol termine por morir. Los huecos ya están preparados con tierra para acoger en los próximos días estos árboles caducifolios, que se acompañarán con arbustos ornamentales para dar vida a este canal de circulación. Desde Parques y Jardines consideran que espacio reservado para los nuevos vecinos de Hernando de Acuña es suficiente, con lo que no se prevé que cuando pelechen, sus raíces puedan levantar la remozada mediana.

Desde el pasado mes de septiembre las máquinas y los operarios de la empresa han tomado las principales calles del barrio en una intervención que ha supuesto una inversión de 149.268 euros. La obra fue planificada por el anterior equipo de gobierno del Consistorio y asumida por el nuevo ejecutivo local como necesaria para mejorar el tránsito de vehículos y peatones por la trama urbana de este barrio.

Confusiones y accidentes

Los trabajos, que comenzaron en la confluencia de José Garrote Tebar y Amadeo Arias, han consistido principalmente en la supresión de las afiladas lenguas de cemento que prolongaban algunas de las divisiones entre ambas direcciones de trafico y que provocaban la confusión de algunos conductores. Esta situación ha causado algún que otro accidente en la confluencias de las calles Ciudad de la Habana, José Garrote Tebar y Hernando de Acuña.

La otra parte del tajo se ha centrado en la protección de los viandantes. Así, se han realizado rebajes en los pasos de peatones de estas vías y se ha creado espacios de protección en las mismas medianas al crear lugares de parada para aquellos vecinos más mayores a los que no les da tiempo a cruzar las calles del tirón. La empresa Toyrsa ha aprovechado también para reformar la parada del autobús situada en sentido subida al barrio antes del giro a la calle Juan de Valladolid. El plazo de ejecución de las obras era de cuatro meses y se espera que concluyan a principios de diciembre.