El Norte de Castilla

Peñafiel marida ocho vinos de siete países con deliciosos platos de calidad

fotogalería

Los asistentes a la cata de Vinus Mundi, que se celebró en el Museo del Vino de Peñafiel. / Lorena Sancho Yuste

  • La Diputación de Valladolid celebra el Día Internacional del Enoturismo con Vinus Mundi, iniciativa que se enmarca dentro las actividades con motivo del Concurso Mundial de Bruselas

Las raíces que los viñedos echan en las cinco denominaciones de origen vinícolas que surcan la provincia, las que anclan a la tierra el turismo y exportan la calidad enológica a medio mundo, protagonizaron ayer el Día Internacional del Enoturismo en Peñafiel, en el castillo convertido en museo y erigido en centro neurálgico del vino en la provincia. Las referencias vallisoletanas, aglutinadas de la mano de la Diputación, se hicieron un hueco en una nueva edición de Vinus Mundi, iniciativa que maridó enología con cocina gracias a los platos que portaban el sello del chef Miguel Ángel de la Cruz, de La Botica, en Matapozuelos.

El objetivo era claro: paladear, degustar y disfrutar del maridaje de sabores que el sumiller Miguel Ángel Benito y el chef Miguel Ángel de la Cruz habían preparado para unos ochenta asistentes, procedentes de diferentes puntos de la comunidad, pero también de otras como Madrid. Sobre la mesa, ocho vinos de siete países, dos de ellos de Valladolid (Rueda y Ribera del Duero), «con el objetivo de enaltercer el vino, los nuestros, y demostrar que están a la altura de los de cualquier zona geográfica del mundo», señalaba el presidente de la Diputación provincial, Jesús Julio Carnero, quien incidía en que el vino hace que la provincia de Valladolid «sea una potencia no solo económica, sino también agroalimentaria», por lo que destacó la importancia de realizar acciones en torno a este sector.

La protagonista indiscutible era así la agroalimentación, la que la Diputación utiliza como reclamo turístico y que el próximo año, con motivo del Concurso Mundial de Bruselas en Valladolid, se hará un hueco mundial. Como actividad previa a esta celebración, Peñafiel abría ya sus puertas a la internacionalización con la degustación de un vino de Hungría, otro de California, uno más de Portugal, otro de Chile, uno de Francia y el último de Argentina. A cada vino le acompañó unplato elaborado por el mejor cocinero de Castilla y León 2016 y chef del restaurante que obtuvo una Estrella Michelin en 2013. «Hemos querido seleccionar algunas de las tapas que ofrecemos en nuestro restaurante. Algunas las tenemos en la carta ahora mismo y otras en determinadas temporadas», explicaba Miguel Ángel de la Cruz.