El Norte de Castilla

La Junta señala que el brote de gastroenteritis vírica «está controlado»

afael López, gerente regional de Salud de la Junta de Castilla y León
Rafael López, gerente regional de Salud de la Junta de Castilla y León. / Almeida
  • El gerente regional de Salud, Rafael López, asegura que la enfermedad se ha registrado en varias comunidades autónomas

El gerente regional de Salud de la Junta de Castilla y León, Rafael López, aseguró ayer que el brote de gastroenteritis vírica que se ha detectado en Valladolid «está controlado» y que no tiene «mayor trascendencia» para la población en general, incluso ha puntualizado que también se produjo en otras comunidades autónomas.

Este brote ha motivado que en las últimas semanas las atenciones sanitarias por esta enfermedad hayan llenado las salas de espera de los centros de salud de la capital y de algunos municipios, como Laguna de Duero.

Pese a que la gastroenteritis es una patología que en la que la mayoría de las veces los pacientes no acuden a las consultas, Sacyl sí que ha constatado la existencia de este brote vírico. De hecho durante la última semana han acudido aquellos pacientes en los que la enfermedad ha tardado más en desaparecer. Los síntomas de este virus se concretan en dolor abdominal y de cabeza, diarreas, vómitos, pérdida de apetito y fiebres, que no llegan a superar los 39 grados.

Cultura de la seguridad

El gerente regional de Salud, que participó ayer en el acto inaugural de la III Jornada de Seguridad del Paciente dirigida a profesionales, indicó por otro lado que existen el 7% de efectos adversos o descuidos de seguridad e higiene en Atención Primaria y un 8% en la hospitalaria, tales como infecciones quirúrgicas que, en su mayoría, «son leves».

Según López, Castilla y León está dentro de la media nacional, «a veces son errores o descuidos porque son miles de actos los que se realizan cada día, pero hay que tomar siempre las debidas precauciones porque algunos son evitables», subrayó ante los periodistas.

A su juicio, los servicios de salud han de preocuparse por poner «estrategias» que eviten esos efectos y, en este sentido, informó de que se está elaborando ya el segundo Plan de Calidad y Seguridad del Paciente 2017/2021 que será presentado el año que viene, informa Efe.

Rafael López insistió en la higiene y en que «hay que impactar en una cultura de la seguridad»; ya que un efecto adverso puede hacer que se incremente el ingreso hospitalario de un paciente en cuatro días, si bien «la mayoría no son graves», según precisó.

Esta III Jornada de Seguridad del Paciente se celebró en el Hospital Río Hortega de Valladolid con varias ponencias a cargo de profesionales procedentes de varias provincias de Castilla y León y de otros lugares, como Marbella (Málaga) y Las Palmas de Gran Canaria.