El Norte de Castilla

Sin acuerdo en Auvasa para aplicar el descanso de 30 minutos en rutas

Un conductor de la empresa municipal Auvasa, en una ruta por el centro de la capital.
Un conductor de la empresa municipal Auvasa, en una ruta por el centro de la capital. / H. SASTRE
  • La dirección reitera que no son asumibles más contrataciones de conductores y pide demorar la ejecución del fallo del Supremo hasta el nuevo Plan de Movilidad

La reunión entre la dirección de Autobuses Urbanos de Valladolid (Auvasa) y el Comité de empresa finalizó ayer sin un acuerdo entre las partes, para poner en marcha el descanso de 30 minutos en cada jornada, según se reconocía en una sentencia del Tribunal Supremo a los conductores de la compañía municipal.

El Alto Tribunal confirmó en marzo pasado la sentencia del TSJ de Castilla y León, por la que se fijaba el derecho a descansar durante cada jornada de ocho horas, de acuerdo con un Decreto de 2007, que regula los horarios del transporte, privado y público.

El encuentro de ayer (llevan más de una veintena desde el mes de mayo) había generado ciertas expectativas al menos en la Concejalía de Seguridad y Movilidad, que dirige el edil Luis Vélez, respecto a la posibilidad de que los sindicatos aceptasen fraccionar la media hora en dos partes de 15 minutos. Sin embargo, desde el Comité no se ve factible «ya que ello supondría que en vez de estar alrededor de una hora conduciendo por ruta, ese tiempo se podría ampliar».

El 85% de las líneas de Auvasa tienen un recorrido con ese tiempo de duración desde el principio de la cabecera al final. La dirección, que volvió a reiterar ayer que «es inviable por el coste» realizar una treintena de contrataciones para efectuar estos descansos, propuso a los sindicatos poner en marcha una experiencia piloto en las líneas 2 (Covaresa-Barrio España) y 6 (Victoria-Hospital Río Hortega). En la línea 2, once vehículos realizan diariamente este trayecto.

El encuentro de ayer volvió a constatar diferencias sindicales en la representación en el Comité. Por un lado, UGTy CSIF mantienen una postura más flexible al entender «la complejidad de la aplicación del fallo» y las limitaciones presupuestarias que marca el Gobierno, y por otro, CTA y CC OO que han expresado que si la negociación se sigue demorando pedirán la ejecución de la sentencia.

La dirección también quiere retrasar la decisión hasta conocer el nuevo Plan de Movilidad que ha encargado el Ayuntamiento, y que va a conllevar una reestructuración de líneas y frecuencias. Las dos partes volverán a seguir negociando.