El Norte de Castilla

Vista aérea de Valladolid.
Vista aérea de Valladolid. / H. S.

Las 15 actuaciones prioritarias en el nuevo PGOU

  • El Ayuntamiento confía en llevar el documento al Pleno de enero para su aprobación

El Ayuntamiento de Valladolid confía en aprobar en comisión el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) el próximo mes de diciembre para que pueda ser debatido y votado en el Pleno ordinario de enero, un deseo que ha expresado el alcalde, Óscar Puente, durante la presentación de las líneas fundamentales de este proyecto, aunque ha abogado por la prudencia en cuanto a las fechas.

El nuevo plan, presentado este lunes ante la prensa y distintos colectivos de la ciudad, parte de la revisión planteada por el anterior equipo de Gobierno, por lo que «no parte de cero», aunque se adapta a ciertos «problemas de viabilidad», a juicio del nuevo Consistorio.

Para ello, el nuevo PGOU se fundamenta en siete pilares básicos como son el derecho a la vivienda, la economía urbana, el principio de sostenibilidad, la apuesta por la rehabilitación, una movilidad «no discriminatoria», un espacio urbano «más amable» y una actuación basada en la participación.

Asimismo, se contemplan 15 actuaciones prioritarias, la primera de las cuales consiste en la creación de una plataforma o parque agroalimentario en el entorno de los nuevos talleres de Renfe, mientras que la segunda supondrá la dotación de un parque de viviendas municipales de alquiler social, para lo que será necesario habilitar partidas presupuestarias todos los años dirigidas a la adquisición de estos domicilios por parte del Ayuntamiento.

La intención del Consistorio es recurrir en primera instancia a la bolsa de viviendas vacías que permanece en manos de las entidades bancarias. En declaraciones recogidas por Europa Press, Óscar Puente ha mostrado su deseo de consensuar esta actuación con Toma la Palabra y con Sí se Puede.

Soterramiento

La tercera actuación prioritaria es el desarrollo del soterramiento de la vía férrea a su paso por la ciudad, mientras que en cuarto lugar el teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, ha propuesto la configuración de una gran eje o paseo estructurador que fomente la preeminencia de los peatones frente al predominio del tráfico rodado.

Este gran eje, que estaría dotado de masa arbolada y zonas comerciales para favorecer su dinamización, cruzaría la ciudad de sur a norte de acuerdo con la antigua ruta que unía Simancas con Cabezón de Pisuerga. Así, partiría del Puente de Simancas y transcurriría por el Camino Viejo de Simancas, Paseo de Zorrilla, calle Santiago, Plaza Mayor, plaza de San Pablo y Santa Clara en su rumbo hasta concluir en el Puente de Cabezón.

En quinto lugar figuran actuaciones en los barrios del entorno del ferrocarril, mientras que la sexta actuación se refiere al tratamiento ecológico de Los Santos II; la séptima, a la configuración de un 'ecobarrio' basado en ejes bioclimáticos; la octava, la ampliación de La Florida; la novena, la creación de un parque forestal en el entorno del cerro de San Cristóbal; la décima, un parque de ribera en Soto de Medinilla; la undécima, el establecimiento de un parque arqueológico en Villa del Prado; la duodécima, la configuración de diez plazas de la ciudad bien distribuidas como puntos de reunión; la decimotercera, el impulso de la actividad en la plaza de San Pablo, con el establecimiento en ella de la Ciudad de la Justicia y el uso civil de al menos una parte del Palacio Real; la decimocuarta, la reformulación de la Feria de Valladolid, con zonas ajardinadas abiertas y un nuevo pabellón multifuncional que sirva de centro de congresos con capacidad para 2.000 personas, y la decimoquinta, un plan de rehabilitación general con especial actuación en los barrios de 29 de Octubre, Las Viudas y Cuatro de Marzo.

Con las actuaciones contempladas en el nuevo PGOU, la ciudad ganaría, dentro de sus límites, capacidad para edificar hasta cerca de 30.000 viviendas, según ha recordado Manuel Saravia, por lo que Óscar Puente ha defendido la posibilidad de cubrir las necesidades de Valladolid para los próximos 15 ó 20 años sin necesidad de construir fuera de las rondas.

En este sentido, el alcalde ha recordado que el desarrollo de nuevas áreas homogéneas «nunca ha estado en la mente» de este equipo de Gobierno, al tiempo que ha recordado los problemas y el coste que implica la edificación dispersa y en zonas alejadas, sin una masa crítica de población suficiente para afrontar los gastos derivados de prestar servicios a esas zonas, sobre lo cual ha puesto como ejemplo las dificultades de prestar transporte público a Pinar de Jalón.