El Norte de Castilla

Solo una agente de la Guardia Civil en Valladolid tiene chaleco antibalas para mujeres

una agente de la Guardia Civil en Valladolid tiene chaleco antibalas
La denuncia cita que en el Toro de la Peña de este año las agentes tuvieron que trabajar sin chalecos
  • La Asociación Unificada pidió la equipación específica para las 29 que prestan servicio hace dos años y aún espera respuesta

«Los chalecos antibalas deben ir ceñidos al cuerpo para cumplir con su función», recuerdan desde la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC), cuyos representantes solicitaron hace ya dos años a la Dirección General de Madrid esta equipación «básica de seguridad» para las agentes que prestan servicio operativo en la provincia. Nunca les respondieron. Así que a día de hoy, según advierten los representantes de los agentes, solo una de las 29 mujeres destinadas en los servicios de seguridad ciudadana de Valladolid (25) y de traslado de reclusos (4) cuenta con un chaleco adaptado.

Así que durante el último gran dispositivo de la Guardia Civil en la provincia, como fue el habilitado en torno a la celebración del Toro de la Peña en Tordesillas el 13 de septiembre, llegó a darse la circunstancia de que las agentes desplegadas «carecían de chalecos adaptados a su disposición, cuando sí los tenían sus compañeros, ya que los existentes son (en teoría) unisex y en su inmensa mayoría de tallas grandes, lo que les impidió utilizar esta medida de protección básica en los controles», desvelan las fuentes consultadas de Augc antes de incidir en que las guardias solo disponen en el conjunto de la provincia de «cuatro chalecos de talla pequeña (no femeninos) que más o menos pueden adaptarse a su cuerpo y solo una dispone de uno oficial realmente para mujeres».

Solo una agente de la Guardia Civil en Valladolid tiene chaleco antibalas para mujeres

/ Con chubasquero rojo y vaqueros, la agente que está siendo juzgada por utilizar su propio chaleco.

Los representantes de los agentes lamentan que la única respuesta que han recibido hasta ahora por parte de la Dirección General fue para «informarnos de que a fecha de 2012 solo disponían de 126 chalecos femeninos en todo el país y estaban en la Reserva Operacional de Madrid». Eso ocurrió hace dos años.

Discriminación laboral

De manera que solo una de las 29 agentes que realizan funciones operativas en la provincia disponen de esta equipación básica de seguridad, lo que a juicio de la Asociación Unificada incumple «de manera flagrante la Ley orgánica de 2007 para la igualdad de hombres y mujeres, que prohíbe de forma específica la discriminación por motivo de sexo».

«Los chalecos, de entrada, deben ir pegados al cuerpo para que sean efectivos y los que tenemos no solo son demasiado grandes para las mujeres sino que les impiden tener acceso al arma o a los grilletes debido a sus dimensiones», resumen las fuentes consultadas de la asociación.

Los representantes de los agentes vuelven a reclamar «la adquisición de chalecos femeninos para que las agentes puedan trabajar en las mismas condiciones que los hombres cuando prestan servicios operativos sin ver comprometida su seguridad durante su labor cotidiana».