El Norte de Castilla

Mallas para contener desprendimientos sobre la VA-223, cerca de Fompedraza

  • La intervención va dirigida a garantizar la seguridad vial en un tramo de 700 metros en talud

La Junta de Castilla y León ha instalado mallas para la contención de desprendimientos en los taludes de desmonte de la carretera VA-223, a la entrada del municipio de Fompedraza. Las obras se han ejecutado durante el mes de octubre con un presupuesto de 59.826 euros sobre un tramo de 700 metros y van dirigidas a garantizar la seguridad vial, protegiendo la carretera de los frecuentes desprendimientos de tierra y piedras que se producían en este punto.

La intervención ha sido programada por la sección de conservación de carreteras del Servicio Territorial de Fomento y los trabajos, ejecutados por la empresa SEANTO SL, han consistido la instalación de elementos de contención mediante la colocación de 5.960 metros cuadrados de mallas protectoras sobre los taludes existentes entre los puntos kilométricos 7,100 y 7,700, donde el carril contiguo está en pendiente.

Hasta ahora, los equipos de conservación de carreteras de la Junta se venían encargando de eliminar la tierra y piedras procedentes de estos pequeños desprendimientos, pero se ha optado por la instalación de estas mallas para mejorar la seguridad de los conductores, ya que las dimensiones de algunas piedras las convertían en peligrosas para el tráfico.

La VA-223, que comunica Peñafiel con Campaspero, tiene una longitud total de 18,5 kilómetros, y es en la actualidad la carretera de la provincia de Valladolid que cuenta con una mayor densidad de tráfico de vehículos pesados, al prolongarse hasta el municipio segoviano de Cuéllar, a través de la SG-223.