El Norte de Castilla

Los operarios realizan las primeras catas en el tramo del puente más próximo al núcleo urbano de Tordesillas.
Los operarios realizan las primeras catas en el tramo del puente más próximo al núcleo urbano de Tordesillas. / M. M.

El alcalde de Tordesillas reclama otro puente sobre el Duero

  • Malestar entre los empresarios por los desvíos de tráfico por las obras

Las obras para la sustitución de la red de abastecimiento del puente medieval de Tordesillas, que se prolongarán durante los próximos dos meses, arrancaron ayer sin incidencias en el tráfico, aunque con un evidente malestar entre los empresarios y trabajadores del polígono de La Vega. La zona industrial cuenta con cerca de 25 empresas y cuatrocientos tordesillanos trabajan en ellas, con desplazamientos a diario por el puente, en algunos casos hasta cuatro y cinco veces al día. A ellos se suman los usuarios de la nave de la ITV ubicada en el mismo área industrial.

Otro de los colectivos afectados es el de la hostelería. Los responsables del Mesón Duero aseguran que solo durante el primer día, el de ayer, perdieron un 50% de clientela y piden que se acorten las plazos de ejecución de la obra para que las consecuencias sean las menores posibles. Además, inciden en que los trabajadores del polígono son los más afectados, dado que deben realizar una media de veinte kilómetros, cuarenta en el caso de jornadas partidas, a mayores todos los días, con lo que el coste en combustible se disparará durante el tiempo que permanezca el puente en obras. «El tiempo por trayecto son entre diez y quince minutos más, pero la gasolina sube mucho», lamentan desde el mesón. Otro de los establecimientos más perjudicados por el corte de la plataforma es el Hotel Doña Carmen. Si bien allí aseguran que no han notado «nada de momento».

Un paso alternativo

El alcalde, José Antonio González Poncela, reconoce que los trabajadores y los agricultores que se trasladan a diario al polígono serán los más afectados. Uno de ellos, Juan Carlos Casado, gerente de Pitesa, a la que acuden los agricultores a diario (ahora están con la temporada de maíz), reconoce que es un «trastorno» para operarios y usuarios. Piensa que se podía haber hecho de otra forma, pero es consciente de que hay que asumir las obras y solo pide que terminen cuanto antes.

En respuesta a las quejas de los afectados, el regidor anticipa que se agilizará al máximo las obras para evitar mayores trastornos. Ante la evidencia de las consecuencias que supone cerrar este acceso a la localidad, el regidor mira reclama a alas administraciones competentes la construcción de una nueva plataforma tanto para vehículos como para personas que impida estas molestias a los vecinos. «Es evidente que Tordesillas necesita un lugar de tránsito alternativo», advierte.

La Dirección General de Tráfico (DGT) recuerda que se han aprobado medidas especiales para desviar el tráfico por itinerarios alternativos, es especial para los vehículos agrícolas que transitan por el puente. La Subdelegación explica que se deberá realizar el tránsito por las autovías A-11, entre los kilómetros 394 y 395, y la A-62, entre los kilómetros 155 y 157, en ambos sentidos. Si circulan de norte a sur del municipio, realizarán la ruta la alternativa por la N-122, se incorporarán a la A-11 sentido Zamora hasta el desvío de Torrecilla de la Abadesa (salida 395).

Se realizará un cambio de sentido en dirección hacia Tordesillas, incorporándose a la A-62 en sentido a Salamanca por la salida 394A de la A-11 hasta la salida 157 de la A-62, desde donde se podrá acceder al municipio por la N-620. Si transitan de sur a norte del municipio, el itinerario alternativo se realizará por la N-620, incorporándose a la A-62 por el enlace 157 hacia Valladolid, hasta la siguiente salida (156) de la A-62, donde se podrá acceder de nuevo a Tordesillas por la N-122.

Los vehículos agrícolas podrán emplear este itinerario de lunes a jueves (excepto por la noche) y el viernes hasta las 15:00 horas. El lunes, día 5;el miércoles, 7, y el viernes 9 de diciembre desde el amanecer hasta las 15:00 horas (durante el puente de la Constitución).

Dos meses de plazo

La duración de la obra es de dos meses, si bien sus responsables intentarán acortarla. Estos explicaron ayer que durante los primeros días se están realizando catas para comprobar si los testigos corresponden con lo que hay: «Esperamos que sea así y que no surjan complicaciones para garantizar el tiempo de ejecución».

La intervención consiste en la sustitución de la red de abastecimiento enterrada en un tramo que transcurre por el puente, ya que la actual es antigua y se encuentra en mal estado, lo que conllevaba múltiples averías y dificulta el mantenimiento. Los trabajos se centran en 377 metros lineales, de los que 290 discurren por el puente. Para la sustitución de la red de abastecimiento se intervendrá en el tramo de la calzada comprendido entre el inicio del puente en su extremo norte (el límite del casco urbano) hasta el Centro Local de Cruz Roja, del lado sur del Duero. El presupuesto del proyecto asciende a 96.634 euros.