El Norte de Castilla

Vista del antiguo colegio de las Jesuitinas desde la calle López Gómez.
Vista del antiguo colegio de las Jesuitinas desde la calle López Gómez. / G. V.

Conozca qué céntrico colegio de Valladolid se convertirá en una residencia de ancianos

  • El Ayuntamiento concedió ayer la licencia de obras a Clece

De centro educativo a hotel de cinco estrellas. Y de alojamiento turístico de lujo a residencia geriátrica. Este ha sido el camino recorrido por el antiguo colegio de las Jesuitinas en apenas siete años. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid concedió ayer licencia de obras a la empresa Clece, actual adjudicataria del servicio de ayuda domicilio municipal y de la gestión de tres escuelas infantiles del Consistorio, para reconvertir el céntrico inmueble, en el que las Hijas de Jesús ejercieron su actividad docente hasta 2009 (ahora dan clases en sus instalaciones de la avenida de Segovia), en un complejo geriátrico.

Según recoge el acuerdo municipal, la inversión para adecuar el edificio ascenderá a 1,5 millones de euros y conllevará una importante reestructuración interior para dar cabida a los futuros inquilinos. La Concejalía de Urbanismo ha tenido que modificar el uso de este edificio, delimitado por las calles López Gómez, Francisco Javier Martín Abril, Núñez de Arce y Fray Luis de León, para su nueva función. Así, pasa de estar catalogado como de comercio y oficinas, calificación que se le dio en 2013 cuando se presentó el plan para el hotel, al de colectivo asistencial.

La empresa promotora evitó ayer ofrecer detalles del proyecto a expensas del estudio de viabilidad que está llevando a cabo para conocer las necesidades de este tipo de servicios en la zona.

La misma edificabilidad

Lo que se conoce hasta el momento es que la intervención prevista no alterará ni la actual volumetría del inmueble ni su edificabilidad, que alcanza los 6.133 metros cuadrados, según la información facilitada, lo que permitiría ofrecer un buen número de plazas de estancia para mayores, que Clece prefirió no concretar de momento.

La decisión municipal de autorizar los trabajos en el antiguo centro educativo conlleva una serie de correcciones en el proyecto presentado por la empresa de servicios Clece, concretamente en la planta sótano del edificio y en una de las escaleras del inmueble, además de requerir documentación complementaria para dar luz verde al inicio de la intervención. En todo caso, no parece que supongan pegas de calado para que los trabajos arranquen en este reconocible enclave.

Este cambio de rumbo en el futuro del antiguo colegio de las Jesuitinas era completamente inesperado, al menos de cara a la opinión pública. Desde hace ya varios meses el concejal de Urbanismo había advertido de que la licencia para el hotel se retiraría si los promotores, una empresa salmantina, no abonaba los tres millones de plusvalías que iba a ingresar el Ayuntamiento por autorizar el cambio de uso.

Finalmente, la nueva propuesta ha encajado en los planteamientos del equipo de gobierno de intentar que el casco histórico de la capital mantenga la actividad. «Que un edificio del centro que estaba en desuso vaya a acoger un equipamiento me parece una buena noticia», subrayó el concejal Manuel Saravia.

En la misma línea, aunque en este caso sin proyecto alternativo, la pasada semana el Ayuntamiento decidía declarar la nulidad de la licencia de obras que se solicitó para el edificio de la antigua Electra, situado en el paseo de Isabel la Católica con la calle Veinte de febrero, un inmueble que pretendía también convertirse en un hotel de cinco estrellas.

La falta de actividad por parte de sus promotores ha llevado a la Concejalía de Urbanismo a tumbar la autorización que se concedió en 2007 a bombo y platillo. La crisis económica dejó el alojamiento de lujo en un anuncio, que no se ha materializado una década después. En este caso, las plusvalías que se iban a ingresar en las arcas municipales ascendían a un millón de euros.