El Norte de Castilla

Cae una banda especializada que robó varias viviendas en Valladolid

  • Seis personas han sido detenidas en Burgos y Madrid

La Guardia Civil ha desarticulado, con la detención de seis personas en Burgos y Madrid, un grupo itinerante especializado en robos en viviendas en el norte de España al que se imputan un centenar de delitos en los últimos cuatro meses.Según ha informado hoy el instituto armado, la denominada operación Sarruge ha concluido con la detención de seis miembros de un grupo criminal con base en la provincia de Madrid al que se imputan un centenar de robos en las provincias de Madrid, Salamanca, Burgos, Cantabria, León, Valladolid y Vitoria.Los seis arrestados, la mayoría albaneses, han ingresado en prisión.

La investigación comenzó tras un robo cometido el pasado 1 de julio en una vivienda habitada de Carbajosa de la Sagrada (Salamanca) en la que varios ladrones se llevaron joyas, dinero y un vehículo. Este coche lo utilizaron luego, esa misma noche, para cometer robos en otras dos casas de las localidades de Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) y San Pedro del Arroyo (Ávila), de las que también se llevaron numerosos objetos de valor y un coche. Ambos vehículos los emplearon el 5 de julio para un nuevo robo en una vivienda de Anchuelo (Madrid), según las pesquisas llevadas a cabo por las comandancias de Madrid y de Salamanca.

El 'modus operandi' de la banda consistía en trasladarse en un coche 'legal', a nombre de una tercera persona no vinculada al grupo, hasta urbanizaciones con chalés unifamiliares de alto nivel adquisitivo. Tras estudiar la zona y comprobar que reunía las condiciones idóneas, seleccionaban la vivienda a asaltar, preferiblemente sin moradores dentro y sin alarma. En alguna ocasión los ahora detenidos llegaron a cometer entre dos y cinco robos en un mismo día.

La Guardia Civil ha constatado que se trata de un grupo criminal altamente especializado que empleaba varios teléfonos móviles con diferentes números de abonados, cambiando periódicamente ambos. Durante la comisión de los delitos empleaban transmisiones portátiles, identidades falsas que cambiaban periódicamente y placas falsas en los vehículos usados para la huida. Todo esto lo escondían luego en zonas boscosas.

La banda establecía de forma periódica centros de operaciones en diferentes localidades en las que permanecían como máximo una semana, y desde este lugar partían cada día hacía provincias cercanas para robar. La residencia permanente del grupo estaba en localidades de Madrid como es Arganda del Rey y Coslada, donde pasaban desapercibidos.

Centro de operaciones

Los investigadores averiguaron que el pasado mes de octubre el grupo criminal había alquilado un piso en la localidad de Burgos que utilizaba como centro de operaciones para cometer robos en las cercanías, por lo que se decidió proceder a los registros y arrestos.

Se llevaron a cabo cinco registros simultáneos en viviendas de Burgos, Arganda del Rey, Coslada y San Fernando de Henares en los que se localizaron numerosas joyas, dinero en metálico y otros efectos sustraídos, así como una pistola y herramientas de trabajo como pasamontañas y equipos de transmisiones.

Los agentes detuvieron a R.R de 26 años, A.S. de 22, M.L de 23 y D.C. de 25 años, todos de nacionalidad albanesa, y al ciudadano rumano M.M. de 25 años, por los delitos de robo con fuerza en el interior de viviendas habitadas, falsificación de documento público y pertenencia a organización criminal.

También arrestaron a D.A.G, rumano de 33 años, por un delito de receptación de lo sustraído