La farola rota en el suelo.
La farola rota en el suelo. / EL NORTE

La resaca del botellón

  • Una farola rota y una papelera arrancada, resumen de la última cita juvenil en la calle Antonio Royo Villanova

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Los vecinos dicen que no aguantan más esta situación. Y que no saben ya a quién recurrir. Y es que cada fin de semana, y en días previstos a fiestas, como fue el caso de la pasada noche, la zona ajardinada de la calle Antonio Royo Villanova, en Huerta del Rey, se convierte en lugar de encuentro para algunos jóvenes, donde quedan para hacer el botellón.

Pero dicen que lo de anoche ya «clama al cielo», porque a la suciedad habitual y a los restos que se ven al día siguiente de la cita, con botellas, bolsas y latas tiradas por el suelo, se ha sumado el hecho de que han arrancado de cuajo una papelera y una farola de cuatro metros haya acabado en el suelo.

Los asistentes forman un grupo de unas treinta o cuarenta personas, y entre ellas, según los denunciantes, suele haber menores. De hecho, dicen que en alguan ocasión han visto a chicas muy jovencitas que se las tienen que llevar entre dos personas por las condiciones en las que se encuentran.