El Norte de Castilla

fotogalería

Los niños se vistieron de religiosos y santos para participar en el festival organizado por la parroquia. / R. G.

Los santos ganan en Villalón

  • La fiesta de 'Holywins', apoyada por el Arzobispado, es la primera que se celebra en la provincia

El festival ‘Holywins’ (los santos ganan), juego de palabras que contrapone esta celebración a la pagana de ‘Halloween’, ha tenido muy buena acogida en Villalón, el primer municipio de la provincia que lo celebra con actos que comenzaron el sábado pasado. El festival resalta el significado y el sentido de la fiesta católica del día de Todos los Santos. La víspera comenzó por la mañana con una gymkana, ‘Elegido para la Gloria’, en la que los niños pudieron acercarse a lo que es un santo y cómo se llega a serlo, descubrir las virtudes de la santidad favorita e intentar imitarles vistiéndose con los atributos que les representa. También se pretende descubrir la cultura del pueblo, iglesias y conventos que han desaparecido, como la iglesia de Santa María, la de San Andrés, o los tres conventos de Santo Domingo, el de los Franciscanos y el de la Victoria.

La parroquia de San Miguel y su párroco, Francisco Casas Delgado, desearon compartir, como Iglesia, este proyecto que «renueva entre los adultos y jóvenes la gran celebración de la tradición cristiana de Todos los Santos, para que sea nuevamente una hermosa fiesta de la luz, de la vida y de la esperanza y todos los hombres anhelen el cielo».

Villalón, junto con Boecillo, es pionera en la provincia de Valladolid para transmitir el mensaje de que «la vida es bella y su meta es el cielo, donde se pretende rescatar el verdadero sentido del misterio central de la fe, evangelizando la muerte» y con propuestas y actividades para que la fiesta cristiana de Todos los Santos no se vea eclipsada por la celebración de ‘Halloween’. El párroco insistió en que debe ser un espacio «para crecer y vivir porque Cristo está vivo, ha vencido a la muerte y nos ha hecho partícipes de su vida inmortal».

Para transmitir este mensaje, la parroquia organizó juegos, disfraces e invitó a los feligreses a que participaran en una fiesta «por la vida y la santidad que se contrapone al tenebrismo propio de ‘Halloween’ y a su celebración pagana. Los cristianos celebramos que Cristo que es la luz ha vencido a las tinieblas».

Por la tarde se dieron cita dos concursos, uno de disfraces de santos con desfile y ‘photocall’, y otro de repostería, Dulce Creación, para concluir con la gran fiesta sorpresa ‘El Cielo en la Tierra’. En el concurso de disfraces, los niños y los adultos desfilaron mediante un pase fotográfico con sus trajes, explicando cada participante en qué consistía su atuendo santo, describiendo la vida de los respectivos santos a quienes representaban: San Jorge, Santa Rosa de Lima, Santa Clara, San Pedro, Beato Florentino, Santo Rodrigo, Santa Claudia, Santiago, Santa Bárbara, Santa Rita, Virgen María, Santa Claudia o San Antonio de Paula entre las muchas santidades presentadas al concurso, todos ellos elegidos según el atuendo de los santos que llevan su nombre, o con trajes que hacen referencia a cualidades y valores católicos, en una experiencia buena y saludable desde el punto moral y religioso para que los jóvenes se vean reforzados en la fe y en la vida cristiana. Los ganadores fueron en adultos La Dolorosa, en niños San Antonio de Padua y en infantiles San Luis de Guzuaga de un total de 58 participantes ante una multitud de curiosos y transeúntes que llenaron la plaza con su presencia.

Dulces

Al concurso de dulces se presentaron más de 30 participantes con nombres y diseños alusivos a las santidades como la Tarta Divina, Ojitos de Santa Lucía, Galletas Inmaculadas, Dulce de Ángel, Arroz Celestial, Rosquillas de San Miguel, Aureola de Santo, Rosco Espiritual, Flan de la Virgen de Fuentes, Lágrimas de Santa Teresa, y muchos más, dando una visión de repostería tanto tradicional como de nuevo cuño en creación, innovación y diseño.

La pretensión de los organizadores es que el ganador del concurso Dulce Creación se constituya en el futuro como postre típico local de estas fechas. La tarta ganadora fue la de María Luisa Mazariegos con el título de ‘Amor de Cristo Rey’.

Por la noche siguió la fiesta ‘El Cielo en la Tierra’. Se trata de una misa especial con un grupo de cantores amigos y la mayoría de sus componentes son sacerdotes. El altar está poblado de las imágenes de los santos de la iglesia de San Miguel, en un lugar especial por su festividad San Miguel, San Isidro, San Crispín, San Antonio, San Lázaro, San José y San Antón, ensalzando su imagen, con la participación de la organista de la Catedral de Valladolid Pilar Cabrero. También participaron seminaristas de la diócesis que se unieron a la fiesta. Los niños que actuaron de pequeños evangelizadores y personas de todas las edades participaron en la eucaristía, mientras las campanas de la torre repicaban.

La celebración terminará hoy con una misa a las 13:00 horas en la iglesia de San Miguel, y una dramatización del Rosario, a cargo de los niños, en el cementerio, que comenzará a las 17:00 horas.