El Norte de Castilla

Acceso a Medina de Rioseco
Acceso a Medina de Rioseco / FERNANDO FRADEJAS

Estos son los deberes pendientes del Gobierno de Rajoy con Valladolid

  • El fin de la coletilla 'en funciones' tal vez permita acelerar algunos proyectos que afectan a la provincia... si es que hay dinero y voluntad política

Ahora que Mariano Rajoy ha perdido el apellido de ‘en funciones’ de la tarjeta de visita, ahora que por fin –después de la votación de este sábado– hay interlocutor en Moncloa, Valladolid puede repasar todos los asuntos que tiene pendientes con el Gobierno central:inversiones anunciadas, algunas desde hace años, que siguen coleando, que precisan de un empuje económico (en ocasiones voluntad política)que no se termina de concretar.

El primer toque para el Gobierno que está a punto de fraguarse lo han dado esta misma semana las Cortes de Castilla y León cuando el pasado miércoles, con el apoyo de todos los grupos a una iniciativa del PP, se aprobó una propisición para que el Ejecutivo central agilice las obras de la autovía Valladolid-León. Esta infraestructura es una de las grandes demandas de la provincia (y de la comunidad), uno de esos proyectos que arrastran años de retraso y que en la actualidad solo cuenta con 24 kilómetros construidos de los 133 que tiene la N-601 entre Valladolid yLeón. Pero hay más.

Infraestructuras: con trazado y sin dinero para la Autovía del Duero

«La Autovía del Duero se nos antoja a todos como la gran infraestructura vertebradora de nuestra provincia», aseguró esta primavera el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, consciente de que esta obra es fundamental para el desarrollo económico (y la comodidad social)de Valladolid. Parece que aquí algo se mueve... aunque de momento sin la asignación de partidas presupuestarias que cambien papeles por asfalto. El último paso –y además importante– es de este mismo mes.

El Ministerio de Fomento anunciaba el inicio de la expropiación de más de 500 fincas para el trazado de la A-11 entre Tudela de Duero y Quintanilla de Arriba. Es el primer paso serio y firme que se produce en este proyecto en los últimos 14 años. El trazado fija dos tramos que suman 34,7 kilómetros, que discurrirán por Villabáñez, Villavaquerín, Olivares de Duero y Valbuena y que requirirán una inversión de 232,7 millones de euros. ¿El problema? Que, por ejemplo, los presupuestos generales del Estado habían reservado para este 2016 una partida de 2,7 millones (tan solo el 1,1% de la inversión estimada). Y eso, sin contar el retraso que lleva el tramo desde Quintanilla de Arriba hasta el límite con la provincia de Burgos.

Las últimas cuentas del Estado destinaban 1,6 millones para estudiar la construcción de un tercer carril entre Venta de Baños y Tordesillas y 518.470 euros (calderilla) para ese demandado tramo de la autovía de León entre Villanubla y Santas Martas.

Y atención, porque estos mismos presupuestos de 2015 destinaban 720 euros (literal, 720 euros) para no olvidarse de la ronda exterior oeste. ¿Cuál es esta ronda? Pues se trata de un tramo de ocho kilómetros que facilitaría el acceso a la Autovía de León (hacia Villanubla) desde Zaratán. No es, esa ridícula partida así lo demuestra, una prioridad del Gobierno, pero sí que es una demanda planteada desde el Ayuntamiento de Zatarán.

Pendientes en la capital: a expensas de la Ciudad de la Justicia, el soterramiento...

La ausencia de Gobierno durante estos meses también ha complicado las relaciones con el Ayuntamiento de Valladolid para afrontar proyectos importantes, como la Ciudad de la Justicia o el futuro del soterramiento. Los ministerios de Justicia y de Fomento, durante este periodo en funciones, apenas han tomado decisiones sobre ambos proyectos.

El primero, la concentración de sedes judiciales, parece ir para largo, después de que el Consistorio desestimara la parcela de Girón y abogara por la concentración de juzgados en el entorno de la plaza de San Pablo. Y luego está el soterramiento. El pasado 22 de marzo, la entonces ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, visitó Valladolid para informar del «inminente» traslado de los talleres. Han pasado siete meses. Y aún no se ha producido la mudanza. Este retraso de un paso clave para el inicio de todo el proceso ha caminado de forma paralela a los problemas de financiación para afrontar el soterramiento.

La capital tiene otros asuntos pendientes con el Gobierno central, como la ampliación del Museo de Fabio Nelli o la rehabilitación de la Casa del Sol-Museo de Escultura, dos proyectos culturales que también acumulan años de promesas no concretadas. Los últimos presupuestos también reservaban partidas (de 150.000 euros cada una de ellas)para la rehabilitación de la Biblioteca Pública del Estado y, en Simancas, para obras en el Archivo General. Sí que ha llegado dinero, y se acometen las obras, para los trabajos de rehabilitación del edificio de la Guardia Civil en San Isidro. Y eso, sin olvidar el arreglo de las riberas.

Dotaciones: a vueltas con el San Juan de la Cruz

Ha sido uno de los asuntos que más titulares ha generado este verano:el derribo del antiguo colegio San Juan de la Cruz, donde está prevista la construcción de una nueva sede para la Seguridad Social. Y esta inversión depende del Gobierno. Una vez derruidas las viejas escuelas, la administración central debe ahora presentar el proyecto para levantar el nuevo inmueble. Los vecinos de La Rondilla temen que, una vez conseguida la demolición, el proyecto se retrase sin una fecha para iniciar los trabajos de la nueva sede de la Tesorería de la Seguridad Social.

Agricultura: regadíos en Castronuño y Pollos

Otra de esas grandes inversiones que llevan años de retraso en Valladolid afecta a agricultores de la comarcas de Pollos y Castronuño, que año tras año ven cómo las promesas para infraestructuras agrarias y la mejora de sus regadíos llegan con más lentitud de la deseada. Estas inversiones (7,7 millones)alcanzarían a 724 agricultores de ambas zonas, en su mayoría para cultivos de maíz y alfalfa. Con todos estos deberes pendientes, habrá que ver ahora cómo administra el nuevo Gobierno su papel (en minoría)en elCongreso... y cómo maneja también los dineros, claro.