El Norte de Castilla

Antiguo colegio de las Jesuitinas, López Gómez, Fray Luis de León y Núñez de Arce.
Antiguo colegio de las Jesuitinas, López Gómez, Fray Luis de León y Núñez de Arce. / A. Q.

El hotel proyectado en el colegio de las Jesuitinas también se irá al traste

  • Correrá la misma suerte que el del Salvador y la antigua Electra

Nada menos que tres proyectos que pretendían abrir otros tantos hoteles de cinco estrellas en la capital se han ido definitivamente al traste en los últimos años. El penúltimo en sumarse a esta lista es el establecimiento que debía ocupar el chasis catalogado del histórico edificio de la Electra Popular Vallisoletana (1906-1907), situado en la esquina del paseo de Isabel la Católica con la calle Veinte de Febrero. La Junta de Gobierno municipal acordó ayer suspender la licencia concedida en su día, hace nueve años, a sus propietarios ante su inacción. Tanto es así que el titular de Urbanismo, Manuel Saravia, explicó que «ni han edificado ni han comenzado siquiera a mover la intervención anunciada en 2007».

No son los únicos. El segundo proyecto de construcción de un hotel de la misma categoría, proyectado sobre el antiguo colegio de las Jesuitinas (cerrado desde 2009), correrá la misma suerte en las próximas semanas. «Actuaremos de una manera equivalente», anticipó el concejal.

Ambos, al menos en origen, eran propiedad de la misma inmobiliaria, Solvia (Banco Sabadell), que debía abonar a las arcas municipales sendas plusvalías por la operación de un millón (por la Electra) y tres millones de euros (por las Jesuitinas). No lo hicieron y no parece que esté previsto que lo hagan a corto plazo. «Hablado con los propietarios hace tiempo y al no producirse ningún cambio iniciamos en septiembre el expediente de declaración de nulidad de la licencia de obras por caducidad», resumió Saravia, quien recordó que este tipo de licencias urbanísticas «caducan a los seis meses». Yhan transcurrido nueve años.

La ciudad, que cuenta, pese a todo con dos ‘cinco estrellas’ (AC Palacio de Santa Ana y Marqués de la Ensenada), ya perdió otro proyecto idéntico en el colegio El Salvador. Allí nunca se concedió el cambio de uso y se rechazó definitivamente en 2009.