El Norte de Castilla

Las Cortes vuelven a pedir la autovía Valladolid-León casi 20 años después

Varios operarios colocan los quitamiedos de uno de los tramos en servicio de la A-60.
Varios operarios colocan los quitamiedos de uno de los tramos en servicio de la A-60. / G. Villamil
  • Todos los grupos solicitan a la Junta que reclame al próximo Gobierno fondos suficientes para desdoblar los más de cien kilómetros pendientes, en una iniciativa similar a la que defendieron Mario Amilivia y Javier León en 1997

Las Cortes de Castilla y León pedirán a la Junta, por unanimidad de todos los procuradores, que reclame al próximo Gobierno de la nación financiación suficiente para «agilizar» las obras necesarias para hacer que la A-60, la autovía que unirá Valladolid con León, sea una realidad.

La iniciativa que ha presentado el PP en el pleno de las Cortes y que ha defendido el alcalde de León y procurador popular, Antonio Silván, sigue la estela de la que defendieron hace casi veinte años Mario Amilivia y Javier León de la Riva, entonces regidores de las dos capitales de provincia y también procuradores. La iniciativa de noviembre de 1997 centraba la demanda más urgente en los tramos de acceso a las ciudades.

De los 133 kilómetros que separan León de Valladolid, hay en servicio como autovía 24: los 17 entre la capital vallisoletana y Villanubla y 7,3 entre León y Puente Villarente.

«La nostalgia y el intercambio de reproches no hacen autovías», ha valorado Antonio Silván, instando a mirar hacia adelante con este proyecto, «necesario, irrenunciable y prioritario». A esta valoración añadió que «en las grandes infraestructuras, desde que se planifican hasta que se plasman sobre el terreno pueden pasar diez, doce o trece años», ha asegurado Silván.

Incluso más. La propia A-60 y la A-11, la Autovía del Duero, que conectaría a Soria con el resto de la comunidad por doble calzada, pueden remontarse en su época de informes y estudios previos a los tiempos en los que eran ministros el socialista Josep Borrell y el popular Francisco Álvarez Cascos, con Felipe González y José María Aznar como presidentes del Gobierno.