El Norte de Castilla

Autovía del Duero en los alrededores de Valladolid capital.
Autovía del Duero en los alrededores de Valladolid capital.

Cierre de filas contra el trazado de la A-11

  • Afectados por las expropiaciones inician una recogida de firmas en change.org para frenar la opción de Quintanilla de Onésimo

Lo hicieron con el anteproyecto del trazado de la A-11 entre Quintanilla de Onésimo y Tudela de Duero elegido por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero y luego asumido por el de Mariano Rajoy y, ahora, los afectados por este trayecto vuelven a sumar esfuerzos una vez que hace diez días el Boletín Oficial del Estado recogiese la aprobación provisional del proyecto.

Bodegueros, agricultores, ecologistas, inversores turísticos, los ayuntamientos de Valbuena de Duero y San Bernardo y sus vecinos vuelven a cerrar filas para presentar más alegaciones a ese tramo que consideran «muy perjudicial» para la zona. Estiman que el daño es múltiple: al medio ambiente, al paisaje y a su economía.

Mientras realizan los informes para que Fomento reconsidere su posición, se han puesto en marcha otras acciones, como la que desarrolla hoy en Quintanilla de Onésimo –en la Casa de Cultura, a las 19:00 horas– la Unión de Campesinos Castilla y León –UCCL–, que ha convocado una reunión informativa sobre expropiaciones. A nivel político se trabaja para obtener el respaldo de las Cortes regionales.

Otras iniciativas encaminadas a lo mismo surgen de la propia vecindad. Es el caso de José Viana Muñoz, de San Bernardo, quien ha puesto en marcha una recogida de firmas a través de la plataforma de Internet change.org para enviarlas al Ministerio.

Bajo el título de ‘Otra vez expropian a los mismos’, Viana cuenta la experiencia familiar, la misma que la de otras familias de su localidad. Asimismo, aporta datos sobre el proyecto seleccionado comparándolos con los del que considera el más idóneo: el Sur-Duplicación.

Como otros habitantes de San Bernardo –pueblo que se construyó junto al monasterio cisterciense de Santa María de Valbuena en los años 50 para acoger a vecinos desalojados de municipios (como el de Santa María de Poyos, Guadalajara) para la construcción de un pantano–, Viana cuenta cómo les persiguen las expropiaciones. Sus padres sufrieron el desalojo en Guadalajara en los años 40, expropiándoles y mal pagándoles –pago que concluyó en los años 70–, señala Viana, para a continuación ubicarles en barracones en San Bernardo hasta que en los 50 les hicieron «unas sencillas viviendas y les dieron una parcela de regadío para vivir».

Dos expropiaciones en su vida

Ahora, indica, de nuevo su madre, de 89 años, vive otra expropiación, esta por parte del Ministerio de Fomento. Pero más allá de suponer un problema para los afectados a título particular, refleja Viana, este asunto «se eleva al interés general» por razones que desgrana en su alegato, las cuales fundamenta en los distintos estudios recogidos en los anteproyectos.

Los informes que cita Viana, siempre comparando el trazado Norte con el Sur-Duplicación, reflejan las peores prestaciones del primero en cuanto a la seguridad, al recorrido, a la contaminación, al impacto medioambiental y a su coste, más elevado. Viana refleja que por el norte la mortandad estimada por accidentes es mayor (19 fallecidos más por millón de vehículos); que son 8 kilómetros más de recorrido, lo que aumenta la contaminación; que la inclinación que alcanza el tramo es muy elevada, lo que disuadirá de su uso, especialmente por camioneros que continuarán circulando por la nacional 122 manteniéndose su habitual congestión; y que será mayor el impacto medioambiental por la construcción de un puente de 500 metros y de dos viaductos (uno de 920 metros), mientras que duplicando la actual nacional 122 no son necesarias estas infraestructuras. En resumen: más siniestralidad, más kilómetros, mayores obras, grandes desniveles y más coste por el norte.

De igual forma Viana anota el daño al regadío y a la gran inversión realizada recientemente en su modernización, a la vez que advierte de que la variante de Peñafiel «responde a las mismas características», pues la autovía atraviesa el valle del Botijas y el del Duratón.