El Norte de Castilla

Un café con impresoras 3D para los clientes

fotogalería

Los finalistas del IX Premio Creación de Empresas posan en la Facultad de Comercio. La ganadora, Blanca Bolaños, en el centro. / Ricardo Otazo.

  • La graduada Blanca Bolaños gana el IX Premio Creación de Empresas de la Facultad de Comercio de Valladolid

Once proyectos se presentaron inicialmente al concurso, pero solo cinco han conseguido defender sus propuestas este martes en la gran final del IX Premio Creación de Empresas, organizado por la Asociación Certamen Empresario del Año y la Facultad de Comercio de la Universidad de Valladolid. En juego, un premio principal: 6.000 euros para el ganador en el pago de facturas, esos gastos necesarios que inevitablemente surgen cuando nace una nueva empresa.

Fotos

  • Entrega del IX Premio Creación de Empresas de la Facultad de Comercio de Valladolid

Cinco finalistas, con proyectos empresariales muy diferentes y todos muy estudiados para tratar de conseguir el voto de los siete miembros del jurado, en representación de los patrocinadores y colaboradores del certamen, entre los que se encuentra El Norte de Castilla, y un octavo calificador: el público presente en el salón de actos de la Facultad de Comercio, formado por estudiantes de la propia facultad y otros de distintos colegios vallisoletanos. Enfrente, entre los concursantes, alumnos y exalumnos de la Facultad de Comercio, emprendedores cargados de ilusión dispuestos a que su proyecto empresarial se convierta en una feliz realidad.

Cinco finalistas y una primera ganadora: Blanca Bolaños, graduada en Comercio el pasado curso y ahora residente en Holanda, en donde trabaja con el afán de volver a España, más en concreto a Valladolid, en donde proyecta montar Café 3D, la idea empresarial que ha logrado hacerse con el primer premio del certamen de este año. Café 3D no es un bar al uso, sino un espacio en donde se pueden compartir conocimientos e ideas en un ambiente desenfadado, donde, además de tomar algo (con una oferta de productos también diferenciada), los clientes podrán disponer, por un módico precio, de impresoras 3D, escáner 3D, máquinas de corte láser, bolígrafos 3D o Doodle 3D. Se trata de acercar esta tecnología a quienes no la conocen o a quienes deseen utilizar las herramientas que se necesitan para imprimir sus productos. Blanca Bolaños busca ya un local en la zona de la Universidad y quiere que su proyecto sea una realidad en septiembre de 2017.

Inteligencia artificial para todos

El segundo premio ha sido obtenido por Hobson, defendido con entusiasmo y muchos conocimientos por Miguel Martín, exalumno de la Facultad de Comercio que ya sabe lo que es defenderse en el mercado de las nuevas tecnologías a través de otras iniciativas que ha sacado adelante con éxito. Miguel Martín defendió a Hobson como «la inteligencia artificial disponible para todos», un producto para que autónomos y pymes tengan acceso al big data, a todos esos datos y recursos que les permitirán mejorar su negocio.

Cruz Lights Create, del alumno Andrés Álvarez, una empresa dedicada al diseño y venta 'on line' de nuevos productos en tendencia, como es el caso de una funda de móvil con luz led incorporada para iluminar y mejorar la calidad de las autofotos (selfies), se clasificó en tercer lugar.

Los otros dos finalistas han sido Pocholitas (un proyecto de venta on line de ropa exclusiva para niñas de 2 a 8 años que promueven Rubén Parra y Noelía García) y Raices Social Network (una red social para mayores de 65 años que promueven David Carpizo e Iñaki García).

Cinco proyectos que, como señalan las bases del premio de la Facultad de Comercio, sirven para fomentar el espíritu emprendedor, estimulan el autoempleo como salida profesional y contribuyen a crear una nueva generación de empresarios en Valladolid.