El Norte de Castilla

Villalón reivindica con su 'Holywins' las tradiciones cristianas del 1 de noviembre

Francisco Casas posa en el Rollo de Villalón con los objetos de mercadotecnia que se han creado para la ocasión
Francisco Casas posa en el Rollo de Villalón con los objetos de mercadotecnia que se han creado para la ocasión / a. A. G. E.
  • El evento, que «no quiere atacar a Halloween», incluirá un concurso de disfraces de santos

El juego fonético y léxico es muy bueno. De Halloween a 'Holywins'. Holy, sagrado y wins, vence. No porque venza a su rival festiva, esa tradición celta que ha desembarcado en España por el camino más largo, tras pasar por el filtro norteamericano. Es porque «es una fiesta de la luz, que vence sobre las sombras», aclara Francisco Casas, el risueño párroco de Villalón de Campos. Él es el origen de este Holywins que va a convertir la localidad en un icono reivindicativo de las tradiciones propias. «Sin enfrentamientos», insiste. Solo por el valor que tiene conocer lo propio.

Serán cuatro días festivos que incluirán, como es casi obligado en la localidad, un mercado con medio centenar de puestos que en este caso estarán relacionados con la vida cristiana. ¿Eso es posible? Pues sí, porque en realidad la cultura y tradición cristianas están en la base de la cultura española, por muy aconfesional que sea el Estado oficialmente. «Hay elementos que caracterizan la vida cristiana como el pan, el vino, la cera con que se fabrican las velas, el barro...», desgrana el joven sacerdote, que apenas lleva desde el 1 de septiembre al frente de la parroquia y que fue ordenado en el mes de junio.

Nacido en Villafrechós, conoció en Toledo una celebración similar a esta 'Holywins'. Estaba de viaje con unos amigos y decidió que en cuanto fuera sacerdote haría algo parecido. Y no solo lo ha hecho, sino que ha involucrado a todo el pueblo. Desde Rosa Ana, de la oficina de Turismo, autora de un vídeo promocional al más puro estilo 'Guerra de las Galaxias', a «un grupo de unas quince señoras que ha bordado 250 banderines con motivos cristianos, como el cordero o el cáliz, y un estandarte enorme para la fachada».

El gran momento, por lo peculiar, de todo este entramado festivo alrededor de la celebración de Todos los Santos será el pase fotográfico de disfraces. Con un lema: los santos. «Es más una catequesis viva», explica. «Durante todo el mes de octubre se prepara a los niños en la catequesis sobre qué es un santo y por qué debemos imitarles, porque es la mejor forma de ser feliz para siempre», dice. Una vez instruidos, eligen de qué santo se quieren disfrazar. «Es una forma plástica y gráfica de saber quién es un santo y por qué se les representa de una determinada forma. Si imitas a un santo lo vas a comprender», argumenta Francisco Casas.

Podría suceder que los chicos de Villalón, cuyo instituto y colegio acogen a niños de toda la comarca, acabaran por elegir a los patrones de sus pueblos. El propio Francisco tiene a su cargo catorce localidades que recita de memoria: Cuenca de Campos, Villafrades, Herrín, Fontihoyuelo, Villacarralón, Santervás, Vega, Melgar de Arriba, Melgar de Abajo, Zorita, Villanueva de la Condesa, Bustillo de Chaves, Gordaliza y Villalón.

Sin embargo, no ha sido así. «Muchos han ido a buscar lo más raro y también santos guerreros, como San Miguel Arcángel, San Jorge o San Martín de Tours. Una niña que se llama Mara ha buscado un santo con su nombre ¡y lo ha encontrado! Me llamó para preguntarme si sabía que había una Santa Mara, y la verdad es que no lo sabía», confiesa el párroco.

La celebración, sin embargo, no se detiene ahí. El programa de actividades es extenso y cuenta con un respaldo absoluto de la diócesis de Valladolid. Hasta tal punto que el obispo auxiliar, Luis Argüello, ha confirmado su presencia en la inauguración del mercado. Tendrá mucha relevancia en esos actos el teatro, por ejemplo. Habrá cuatro representaciones y una dramatización especial para el Día de Todos los Santos. «El 1 de noviembre por la tarde es tradición visitar los cementerios para rezar los responsos. Normalmente se reza el rosario, pero esta vez lo haremos de un modo especial, con una dramatización a cargo de los niños que hacen la comunión. Al final se les regalará un clavel blanco para que lo depositen en las tumbas de sus familiares», explica el párroco. La idea es «que los niños descubran que la muerte es algo que forma parte de la vida y que fue vencida por Cristo».

Seguramente haya quien celebre Halloween también en Tierra de Campos, aunque su implantación lejos de los núcleos urbanos o los municipios del alfoz es más lenta. Lo que es seguro es que Holywins ha conseguido, de momento, captar la atención de los ciudadanos. Primero de los niños y tras ellos, de los mayores. Para ellos también habrá actividades, claro. Especialmente el concurso de dulces.

«Hay muchos dulces con nombres de santos o religiosos, las yemas de Santa Teresa, el tocino de cielo, el pastel de Gloria, la tarta de Santiago... El concurso servirá para recrear estos dulces o crear un nuevo y ya hay más de treinta participantes inscritos», explica Francisco Casas.

La idea de este 'Holywins' es «que se vaya extendiendo, no solo por Valladolid, sino por todo el mundo». Si Halloween lo ha conseguido, ¿por qué no iba a hacerlo una tradición «que viene de los primeros siglos del cristianismo»?