El Norte de Castilla

Protesta ante la tienda de la calle Santiago.
Protesta ante la tienda de la calle Santiago. / EL NORTE

Protesta contra el expediente de extinción en Blanco

  • 18 mujeres trabajan en los establecimientos de la firma en Valladolid

Trabajadores de Tiendas Blanco en Valladolid se han concentrado esta mañana en el marco de una movilización en toda España convocada por CCOO en contra de los planes del Fondo de Inversión Global Leiva, propietario de esta firma, de llevar a cabo un expediente de extinción para los establecimientos que tiene repartidos por todo el país.

En Valladolid la concentración se ha desarrollado ante las puertas de la tienda principal de la ciudad, situada en la calle de Santiago, 25. En estos momentos hay dos centros operativos en Valladolid, el de la capital y el que hay en el centro comercial Río Shopping, después de que el pasado verano se cerrara la tienda de complementos ubicada en el centro comercial Vallsur.

En total trabajan 18 mujeres y la representación sindical corresponde íntegramente a dos delegadas de CCOO. En el resto de la Comunidad solo hay una tienda en las ciudades anteriormente citadas para sumar un total de 45 trabajadoras.

Hace tres años (2014) esta empresa de capital español fue vendida al Fondo de Inversión de los Emiratos Árabes Global Leiva. Desde entonces los problemas no han parado de sucederse, tal y como denuncia CC.OO a través de un comunicado recogido por Europa Press.

Desde entonces se han puesto en marcha tres expedientes de regulación de empleo (ERE) y en la actualidad se está intentado negociar un Expediente de Extinción de Empleo. En aras de sentar a la patronal a negociar, además de la movilización de mañana están previstas para los próximos meses otras tres más: el 28 de octubre, el 4 de noviembre y el 11 de noviembre.

Deuda con proveedores

El pasado día 14 de septiembre la dirección nacional de Tiendas Blanco comunicaba a la representación laboral su intención de iniciar un Expediente de Extinción de Empleo con numerosas bajas y cierres de tiendas. Además, el sindicato convocante de estas movilizaciones critica que determinadas decisiones organizativas de la empresa están poniendo en serio peligro los puestos de trabajo al aumentar la deuda con los diferentes proveedores.

Además, sostiene el sindicato que en muchas tiendas las trabajadoras no cobran puntualmente sus nóminas. Es más, en algunas de ellas fraccionan el pago de los salarios hasta en tres plazos. «Y si todo lo anterior fuera insuficiente, la empresa pretende modificar las actuales condiciones de trabajo de sus empleadas y sus emolumentos salariales para aquellas trabajadoras que no se vean afectadas por el ERE».

«Las trabajadoras no somos las culpables de las decisiones erróneas de la dirección de la empresa. Por lo tanto, nos oponemos a este expediente y a la aplicación del artículo 41», señalan las compañeras del Sector Servicios.