El Norte de Castilla

fotogalería

Gonzalo Gutiérrez, durante su exposición. / G. V.

El certamen ‘Tu tesis en tres minutos’ ya tiene ganador

  • Gonzalo Gutiérrez realizó su trabajo sobre cómo mejorar el diagnóstico de la apnea del sueño

Son trabajos exhaustivos, que exigen pilas de libros, gigas de archivos y una infinidad de horas de lectura e investigación, además, en muchos casos, de un sinfín de experimentos y mediciones. Traducir el resultado de ese trabajo, que suele llevar años, a un discurso sencillo de tres minutos es una tarea titánica.Los quince finalistas del certamen ‘Presenta tu tesis en tres minutos’ lo hicieron ayer de modo soberbio en el Paraninfo de la Universidad de Valladolid. «Estoy en ‘schock’», les confesó Gerardo Gutiérrez en representación del jurado, «por ver el nivel de comunicación que se puede alcanzar para relatar algo tan importante como el contenido de vuestras tesis».

Fotos

  • Así fue la final del certamen 'Tu tesis en tres minutos'

Estaban representadas todas las ramas del conocimiento. Títulos complejos que desentrañaron con el único apoyo de una diapositiva. Eran los quince finalistas de un certamen que iniciaron 89 aspirantes, y que tenía como premio una dotación económica de 2.000 y 1.000 euros para los dos primeros y de 500 euros para el premio del público.En este caso hubo empate y la Escuela de Doctorado, organizadora del evento, decidió que cada una de las dos galardonadas, Judith Martín y Sara Galindo, recibirán esos 500 euros, como explicó Ioanis Dimitriadis, director de la Escuela.

El que se llevó el primer premio fue Gonzalo Gutiérrez Tobal con la presentación directa y didáctica de su tesis ‘Cambiando el paradigma diagnóstico de la apnea del sueño’. «Es injustificadamente compleja la forma de diagnosticar la apnea del sueño», comenzó. Dormir una noche en el hospital, cubierto de electrodos, con un equipo médico pendiente de las pantallas... «Proponemos un único sensor que recoge la respiración de los pacientes mientras duermen en su domicilio», afirmó. Y los resultados, de momento, acompañan. Un 90% de diagnóstico correcto.

Un trabajo que le ha llevado «cuatro años y medio aproximadamente», un tiempo aceptable para una tesis doctoral, aunque ahora se pretenda reducir el plazo a tres años. «La verdad es que es muy difícil terminar en tres años, es más normal acabar en cuatro. Y muchas veces depende no solo de que la investigación esté bien planteada, sino de que los resultados que obtengas sean adecuados, relevantes o publicables. Acotar tanto el tiempo a tres años es un poco arriesgado», explicaba tras recoger el premio.

Un reto bonito

Preparar la alocución de tres minnutos tampoco fue tarea sencilla. «Es muy complicado, en realidad lleva muchísimo más trabajo preparar una presentación de tres minutos que una de una hora. Ha tenido que ser muy concienzudo, puede parecer que en algunos momentos improvisaba, pero ninguno de los que hemos participado hemos improvisado.Es todo muy medido, hay que tener en cuenta el tiempo, que la forma de hablar a la gente debe ser de manera que lo entiendan, porque no es gente especializada.Es un reto muy bonito», señalaba. Cree que de este modo se puede ayudar a conectar a la sociedad con sus investigadores. «La gente no tiene conciencia de que, de hecho, la sociedad está pagando para que se investigue.Este tipo de eventos suponen cerrar un poco esa brecha que existe entre la sociedad y la investigación», asegura.