El Norte de Castilla

Las Delicias se librará de la escombrera

Las Delicias se librará de la escombrera
Un cartel, el único colocado en los terrenos, anuncia la venta de una de las parcelas del plan parcial La Florida.
  • Los propietarios limpiarán sus parcelas y el Ayuntamiento busca vías para impulsar el plan parcial de La Florida, que lleva 27 años paralizado

La delicada situación que atraviesan la mayoría de las constructoras propietarias de los terrenos del plan parcial La Florida impide planear a corto plazo el desarrollo de un proyecto que lleva paralizado desde el día siguiente a su aprobación inicial en 1989 y que afecta a una superficie de 46,2 hectáreas entre las carreteras de Madrid y Segovia, el paseo de Juan Carlos I y la avenida de Zamora. Así que toca buscar alternativas. Y en eso está el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, quien mantuvo ayer un encuentro con los dueños en el que, por un lado, arrancó su compromiso de retirar los escombros vertidos en los últimos años sobre sus parcelas, así como de garantizar su mantenimiento; y, por otro, comprometió una intervención municipal integral para «adecentar los caminos, retirar los escombros de los viales y blindar el terreno para impedir el acceso de vehículos (y los vertidos)».

Eso en cuanto a una primera intervención puramente estética destinada a eliminar la mayor escombrera ilegal de la ciudad y evitar los continuos incendios que viene sufriendo este paraje desde el verano debido tanto a la acumulación de porquería (muebles, ruedas...) como al crecimiento de las malas hierbas.

Pero la intención municipal pasa en el medio plazo por impulsar el desarrollo de un plan parcial con capacidad para 2.765 viviendas y ocho hectáreas de uso comercial y dotacional. «Vamos a intentar activar el planeamiento y la urbanización del entorno modificando el proyecto de actuación que fue aprobado definitivamente en 2008 de forma que pasemos del sistema previsto de compensación, que obliga a los dueños a llevar la iniciativa, a uno de cooperación, por el que sería el Ayuntamiento el que la llevaría utilizando las parcelas de su propiedad (cerca de tres hectáreas)». El objetivo es animar, sin prisas, el desarrollo del plan parcial de «una manera realista dada la situación que atraviesan muchas de las empresas propietarias».

Así que el titular de Urbanismo propone, incluso, «incentivar las labores agrícolas en los sectores más atascados –los terrenos pertenecieron en origen a una finca– como medida temporal y de protección de los terrenos hasta que pueda llevarse a cabo la construcción de las viviendas –el suelo no deja de ser residencial–».

Una salida a los chabolistas

La idea, de entrada, es blindar los terrenos para evitar los vertidos de escombros a partir de una limpieza inicial, a la que seguiría la colocación de «impedimentos físicos al acceso de vehículos y un incremento de la vigilancia»; para después comenzar a dar uso a algunas de las parcelas bien con la apertura de algún tipo de servicio municipal bien a través del uso agrícola temporal. Después, en teoría, llegarían las viviendas a cargo de las constructoras (más de la mitad estarían protegidas).

Pero es que los terrenos, además, cuentan con un escollo a mayores, como es la presencia de dos núcleos chabolistas. «Estamos trabajando de manera coordinada con Servicios Sociales para intentar buscar una salida integral y digna a los habitantes del poblado de Juana Jugan –construido en el año 1979–», añade Saravia.