El Norte de Castilla

El Consistorio destinará dos millones a comprar pisos para el alquiler social

El alcalde, Óscar Puente, y el concejal de Hacienda, Antonio Gato.
El alcalde, Óscar Puente, y el concejal de Hacienda, Antonio Gato. / H. SASTRE
  • El presupuesto del Ayuntamiento para 2017, sin sus fundaciones, rondará los 260 millones de euros

Los presupuestos del Ayuntamiento de Valladolid para el próximo año reservarán una partida de dos millones de euros para comprar viviendas destinadas al alquiler social. Será una de la inversiones más importantes del ejercicio, en el que el Ayuntamiento, sin fundaciones municipales incluidas, manejará un montante que rondará los 260 millones de euros, cifra muy similar a la del actual ejercicio (261,3). El equipo de gobierno mantuvo ayer otra reunión para terminar de armar las cuentas de la Administración Local para 2017, con un techo de gasto de 166 millones (2,2% más que en 2016) y en el que se prevé una inversión global de 35 millones de euros y un incremento del gasto corriente para aumentar la partida para ayudas sociales (en especial las de emergencia y dependencia) y las subvenciones para material y actividades escolares.

La adquisición de viviendas será una de las apuestas más importantes, junto con la renovación de los vehículos del Servicio de Limpieza y la compra de nuevos autobuses y coches y motos para la Policía Municipal, según avanzó el concejal de Hacienda, Antonio Gato.

Su compañero en el ejecutivo local Manuel Saravia, edil de Urbanismo, explicó que el Consistorio cuenta en este momento únicamente con 14 pisos de alquiler social para familias con rentas bajas, un parque muy humilde para las necesidades que se han detectado en la ciudad.

De segunda mano

Tras las infructuosas negociaciones de este departamento con entidades financieras para cambiar suelo público por viviendas construidas para el mismo fin, el gobierno municipal optará el año que viene por incrementar este parque con fondos propios. «Buscaremos viviendas modestas de segunda mano, que estén distribuidas por toda la ciudad; seguramente en muchas de ellas habrá que realizar arreglos», expuso Saravia. ¿Cuántas se puede adquirir con esos dos millones de euros? Dependerá de lo que ofrezca el mercado. Si rondaran los 70.000 euros, podrían comprarse una treintena, una cantidad que permitiría paliar las necesidades de alojamiento de otras tantas familias. Urbanismo afrontará también la ansiada reforma de la barriada del 29 de Octubre, a la espera de que se acepte el cambio de proyecto –reforma frente a la nueva construcción– y se puedan obtener subvenciones del Estado y de la Unión Europea.

Antonio Gato se muestra optimista de cara al próximo ejercicio presupuestario, en el que se recuperará también el proyecto de Espacio Joven para la zona norte, que no ha salido adelante en este 2016 y que tendrá una dotación de 1,5 millones. «El bajo nivel de endeudamiento y la situación de la tesorería nos permiten asegurar que la salud económica del Ayuntamiento es muy buena», subrayó Gato, quien destacó que se está pagando a los proveedores «muy por debajo» de los 60 días, plazo máximo establecido por la ley. A 31 de diciembre de este año, el Consistorio dejará su deuda viva en 106 millones de euros, lo que supone el 42% sobre los ingresos ordinarios, un margen de maniobra importante para actuar. El edil augura que este 2016 se cerrará, también, con superávit, aunque aún prefiere no adelantar la cantidad. Dependerá de la ejecución de inversiones en este último trimestre cuando sea aceleran los procesos de contratación. A 30 de septiembre se encontraba al 22%, porcentaje muy similar al de anteriores ejercicios.

Respecto a la pérdida de la mitad del canon del agua en 2017 por la remunicipalización del servicio, que se había estimado en 3,5 millones de euros, los nuevos cálculos permiten ser más optimistas. «Finalmente serán 1,5 millones menos, pero que se compensarán en buena parte por el incremento en 1,3 millones del canon de depuración de los pueblos del alfoz», señaló el concejal encargado del área.