El Norte de Castilla

fotogalería

La principal escombrera del plan parcial La Florida muestra una interminable fila de sofás con vistas a la carretera de Segovia. / J. Sanz

Urbanismo intenta desbloquear el plan parcial de 1989 para ampliar Delicias

  • El Ayuntamiento pide a los dueños de La Florida que eliminen la mayor escombrera de la ciudad y asumirá la limpieza de los viales

El Ayuntamiento anunció en 1989 la «inmediata ejecución» de un plan parcial (La Florida) llamado a «descongestionar el crecimiento de un barrio tan saturado como Delicias» con la construcción de cerca de dos mil viviendas en los terrenos situados entre las carreteras de Madrid y de Segovia, la avenida de Zamora y el paseo de Juan Carlos I. Pero lo único que crecieron en esas 46,2 hectáreas fueron los poblados chabolistas –dos sobreviven aún–, las malas hierbas y, en los últimos años, un vertedero ilegal.

Y así hasta llegar al día de hoy, veintisiete años después, cuando los terrenos de La Florida no solo no se han desarrollado –el segundo proyecto, aprobado en 1996, preveía la construcción de 3.200 viviendas– sino que acogen en su conjunto la mayor escombrera de la ciudad con cinco focos diferentes en los que se acumulan restos de obras (sacos, maderas, azulejos, inodoros...), piezas de automoción (lunas, paragolpes, ruedas...) y, desde hace unos días, una enorme fila de sofás diseminados en mitad del futuro plan parcial.

La falta de mantenimiento de los terrenos, unida a la sucesión de incendios en los últimos tres meses –el último se produjo el lunes por la noche–, ha llegado a un punto tal que la Concejalía de Urbanismo ha decidido intervenir para intentar desbloquear «en la medida de lo posible» el plan parcial al completo.

«Hemos enviado requerimientos a los propietarios para que limpien los terrenos y mantengan las parcelas en las debidas condiciones de seguridad y salubridad y hemos desarrollado un plan para asumir la limpieza y adecuación de los caminos que recorren estos terrenos», explicó ayer el titular del área, Manuel Saravia, quien se reunirá hoy mismo con los dueños del grueso de las parcelas para tratar su mantenimiento y, de paso, para «intentar promover y desarrollar el planeamiento del plan parcial», que lleva paralizado desde el día siguiente a su aprobación en un más que lejano 1989.

¿Seiscientos mil habitantes?

Nadie, claro, se atreve a hablar de construir viviendas a corto plazo sobre unos terrenos que, sobre el plano aprobado en la última modificación del proyecto original –el 5 de febrero de 2008–, acogerían las citadas 2.765 viviendas, acompañadas por 5,5 hectáreas de jardines, 2,9 de uso dotacional y 5,1 más de superficie comercial. Palabras mayores para una ciudad que aún se está sacudiendo los efectos de la crisis del ladrillo y en la que, desde luego, no residen «los seiscientos mil habitantes –más bien la mitad–» que el Ayuntamiento preveía que lo harían a estas alturas cuando anunció el ambicioso plan parcial en 1989.

Allí, en La Florida, los únicos habitantes censados hoy son los veinte inquilinos de los eternos núcleos chabolistas de Juana Jugan y del Tuerto.