El Norte de Castilla

Inundaciones en el Clínico obligan a derivar fuera pacientes de Hemodinámica

Aspecto de la sexta planta, ayer en el Clínico.
Aspecto de la sexta planta, ayer en el Clínico. / Henar Sastre
  • El mal estado del edificio y las lluvias provocan goteras en cuatro plantas y el cierre de las dos salas de cateterismos

Las pasadas lluvias y el mal estado del viejo edificio del Hospital Clínico han provocado importantes goteras en tres de sus plantas y una auténtica inundación en las dos salas de Hemodinámica del Servicio de Cardiología.

El agua ha anegado hasta tal punto el ala Este de la séptima planta, la de la unidad en la que se realizan los cateterismos y otros procedimientos de diagnóstico y tratamiento cardiacos, que el agua corría por los pasillos y ha provocado tales destrozos que ha dejado ambas salas inutilizadas. Una de ellas estará cerrada al menos una semana –los técnicos esperan dicho tiempo para poder evaluarla– y la otra está tan afectada que los responsables sanitarios ya no cuentan con ella para volver a reabrirla dado que, en unos meses, estaba previsto poner en marcha la unidad en la zona de nueva construcción, con tres salas y un presupuesto de 2,3 millones. UGT critica que iban esperar «al nuevo año por falta de presupuesto para ponerlas antes en marcha».

El Clínico es hospital de referencia para estas pruebas y terapias en la región y para todo Valladolid, dado que el Río Hortega carece de tal servicio. Cada día, ambas salas trabajaban de forma ininterrumpida de 8:00 a las 22:00 horas y solo en cateterismos se practicaban unos veinte por jornada. Por ello, y hasta la puesta en marcha de las nuevas salas, los casos urgentes procedentes de la zona del otro hospital, la de Valladolid Este y de Segovia serán atendidos en una sala del Servicio de Neurovascular. En el caso de que la misma estuviera ocupada con algún otro caso urgente, como un ictus, los enfermos afectados serán derivados al hospital privado Campo Grande del Grupo Recoletas.Respecto a los usuarios de otras provincias que tienen el Clínico de Valladolid como centro de referencia serán enviados a los complejos de Burgos, León o Salamanca, en función de la distancia, según destacan fuentes de Sacyl.

Respecto a las otras plantas, en la cuarta y la quinta solo se han visto afectadas dos consultas, mientras que en la sexta el agua ha llegado a cuatro habitáculos. Únicamente fue necesario volver a citar a los pacientes de una de ellas; el resto fue atendido en otras consultas. Algunos en Oncología, en la planta catorce.

Críticas de UGT

El sindicato UGT critica duramente que el hospital siga en «estas nefastas condiciones. Llevamos años denunciando las pésimas condiciones de las instalaciones con la caída de techos, goteras y, una vez más, el atranque de una bajante ha provocado una inundación de cuatro plantas».

El sindicato pide que se acometa, de una vez, el Plan Director «bloqueado permanentemente por la ausencia de presupuesto suficiente y pide que se habiliten cuanto antes las nuevas salas para no tener que externalizar el servicio».

El 28 de marzo de 2016, Sanidad firmó con la empresa Philips, que resultó adjudicataria, el contrato para el suministro de dos salas de hemodinámica para el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, así como la ejecución de las obras necesarias para su instalación y puesta en funcionamiento efectivo. El importe de adjudicación ascendió a 2.311.977 euros. La empresa adjudicataria ofertó, por ese precio, una tercera sala y su correspondiente obra. Las tres salas han sido ya instaladas y recibidas de conformidad por la Administración.

Está pendiente la compra de otro equipamiento asociado para este mismo servicio de Hemodinámica, así como el traslado de otra sala desde su ubicación actual en el Hospital Clínico al nuevo bloque técnico, al lado de las otras tres recientemente adquiridas.