La administración de Mantería reparte 10 millones del primer premio de la Lotería Nacional

  • El número 52.154 ha sido vendido íntegramente en Valladolid y ha estado muy repartido

¡La diversión está segurada!

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección para hombre y mujer

Hasta 90%

Gran variedad en alfombras de diseño

Hasta 80%

Relojes de pulsera de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Completa tus looks con complementos urbanos a precios increíbles

Hasta 90%

Homewear para hombre y mujer

Hasta 70%

Marca española en moda pre-mamá

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Diversión para todas las edades!

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección moda técnica para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

Diez millones de euros. Uno detrás de otro. La administración de lotería número 11 de Valladolid, situada en el número 30 de la calle Mantería, ha repartido íntegro el primer premio de la Lotería Nacional del sábado, cien décimos, vendidos en ventanilla y abonados, que en su conjunto suman 10 millones de euros.

El número 52.154 es un número habitual de esta administración, un clásico que se juega en esta ventanilla desde hace casi medio siglo, cuando Emilio Ramos abrió el despacho de lotería en la calle General Shelly para trasladarse, poco después, a la calle Mantería.

La mayor parte de los agraciados son abonados a este número, aunque al tratarse de una calle comercial y de paso, también hay clientes que han adquirido su décimo mientras paseaban o hacían sus compras en Mantería.