El Norte de Castilla

La Diócesis de Valladolid enfatiza que «el trabajo decente evita la discriminación»

La Diócesis de Valladolid enfatiza que «el trabajo decente evita la discriminación»

  • El obispo auxiliar, Luis Argüello, lee un manifiesto para reclamar a las instituciones que se comprometan a favorecer el trabajo digno

La Diócesis de Valladolid se ha sumado hoy a los actos de la Jornada Mundial por un Trabajo Digno, con el lema 'Defendemos el trabajo decente', que se ha desarrollado en otras cuarenta ciudades españolas y que cuenta con el apoyo de las organizaciones de Iglesia: Cáritas, CONFER, HOAC, Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica y Juventud Obrera Cristiana. El equipo diocesano de Pastoral Obrera ha organizado a partir de las 19:30 horas en la parroquia de San Fernando (calle Amor de Dios, 33, barrio La Rondilla) un gesto público que ha incluido la lectura del manifiesto de la jornada y concluirá con una vigilia de oración. Será el obispo auxiliar, Luis Argüello, quien leerá la carta-manifiesto con la que la Archidiócesis de Valladolid reclama a todas las instituciones y colectivos que se comprometan para que las personas puedan ejercer «dignamente» su derecho de trabajar.

Una de las líneas de acción de la Programación Pastoral Diocesana 2016-2017 es impulsar mayor comunión y coordinación entre delegaciones con el objetivo de avanzar en la conversión pastoral que pide el papa Francisco en 'La Alegría del Evangelio' para que las estructuras eclesiales sean más misioneras», informa el Obispado.

En este empeño están las delegaciones, organismos y entidades que persiguen los fines y objetivos del Dicasterio vaticano para el servicio del desarrollo humano integral, recientemente creado. Una de las concreciones de esa comunión y coordinación es la participación en dos iniciativas eclesiales: 'Enlázate por la Justicia', con la campaña ‘Si cuidas el planeta, combates la pobreza’; e 'Iglesia Unida por un Trabajo Decente'.

El Obispado explica que se pide un trabajo digno por varias razones, entre ellas, porque «es la expresión de la dignidad esencial de los hombres y de las mujeres». «Un trabajo decente permite el desarrollo personal y la integración social y asocia a los trabajadores al desarrollo de su comunidad». Asimismo, desde el Obispado se añade que «el trabajo decente evita la discriminación, respetando a todos, genera ingresos justos, permite satisfacer las necesidades de las familias y asegura su protección social».

Un trabajo decente defiende que los trabajadores se organicen libremente para hacer oír su voz y asegura una condición digna a los trabajadores que llegan a la jubilación, añade la nota de prensa.

Por todo esto, «el trabajo decente debe estar en la agenda política, en las agendas de las entidades sociales y empresariales, en nuestras agendas personales… y también en las propuestas de nuestra Iglesia», subraya el Obispado de Valladolid.

Puedes leer la Carta-Manifiesto aquí.