El Norte de Castilla

Una pelea entre clanes obliga a intervenir a treinta policías en Valladolid

pelea entre clanes
Los agentes custodian al único herido, sentado en el banco. / J. S.
  • La reyerta, en la que participaron un centenar de personas, se saldó con un herido y cuatro denunciados

El parque de la Paz, nada menos, fue el escenario a última hora de la tarde del pasado lunes de una multitudinaria pelea entre clanes familiares que obligó a intervenir a más de una treintena de policías, entre municipales y nacionales, para disolver a los implicados y evitar males mayores, ya que los primeros testigos que alertaron al 112 de la refriega explicaron que algunos de los implicados llevaban armas blancas. Los agentes llegaron a tiempo de apaciguar los ánimos y el encontronazo acabó con un único herido de cierta consideración y con cuatro denunciados por una infracción administrativa recogida en la actual Ley de Seguridad Ciudadana, según confirmaron fuentes policiales.

Los hechos ocurrieron a las 19:50 horas, cuando el servicio de emergencias recibió las primeras llamadas de los testigos informando de una pelea más que multitudinaria en el parque de la Paz (Delicias), en la que estaban participando en torno a un centenar de personas, algunas presumiblemente portando armas blancas –así lo explicaron los alertantes–. Así que las salas del 091 y del 092 movilizaron prácticamente a todos sus efectivos disponibles en la zona sureste de la ciudad –entre Pajarillos y la propia Delicias– para acudir al parque situado entre el paseo del Arco de Ladrillo y la calle Arca Real. Los agentes, a su llegada, se encontraron a dos grupos claramente diferenciados, todos ellos pertenecientes a sendos clanes familiares de origen rumano afincados en el barrio.

pelea entre clanes

«Estaban amenazándose entre ellos y aún había media docena de personas golpeándose», relatan las fuentes policiales consultadas antes de aclarar que la llegada de los policías logró calmar los ánimos: «Se dispersó a los miembros de los dos bandos, se protegió al único herido –el único, al menos, que reclamó asistencia–, se identificó a media docena de implicados y se les cacheó en busca de armas –no las llevaban».

De manera que el encontronazo, cuyo origen no pudieron aclarar los agentes, se saldó con un varón evacuado al hospital con lesiones, en principio, leves;algunas denuncias cruzadas, y cuatro sancionados por la vía administrativa por disturbios.