El Norte de Castilla

fotogalería

Militantes del PSOE de Valladolid reciben explicaciones del secretario provincial, Javier Izquierdo, en la sede del partido

Los socios de Puente garantizan la estabilidad del Ayuntamiento de Valladolid

  • Las marcas locales de IU y de Podemos mantendran el apoyo al alcalde aunque el PSOE acabe absteniéndose en la investidura de Rajoy

Es gestión municipal. De aceras y semáforos. Sin las gruesas alfombras que, en muchas ocasiones, se pisan en la política nacional y que impiden percibir los pasos ciudadanos. Limpieza de calles, instalaciones deportivas, parques, policía, servicios sociales... Las dos formaciones de izquierda que sostienen al alcalde de Valladolid, Óscar Puente, al frente del ejecutivo local mantendrán su apoyo al regidor socialista, aunque desde Ferraz se decidiera favorecer, con la abstención, un gobierno del popular Mariano Rajoy. Tanto Valladolid Toma la Palabra, con cuatro concejales (tres con cargo de gestión), como Sí Se Puede, con tres ediles y presencia en la Junta de Gobierno de la ciudad, argumentan que por encima de los contenciosos que se diriman en las cúpulas nacionales están los acuerdos adoptados a nivel local. Las tres formaciones suman ahora los quince escaños que dan la mayoría a la izquierda en el salón de plenos del Ayuntamiento (la corporación está compuesta por 29 representantes) y, de momento, no hay ninguna intención de variar esta situación, según confirmaron ayer las responsables de ambos partidos. La portavoz de Toma la Palabra y concejala de Medio Ambiente, María Sánchez, matizó que esta marca de confluencia entre IUy Equo «no hace valoraciones sobre los conflictos» que se viven en otros partidos y recalcó que «los intereses de los vallisoletanos están por encima» de las disputas que se viven estos días en los órganos de dirección del PSOE, aunque preocupen. «No va a afectar al acuerdo de gobernabilidad», sentenció contundente María Sánchez, quien acota, no obstante, que la sintonía se mantendrá, siempre y cuando se cumplan las 103 medidas que ambas partes firmaron para poner en marcha el gobierno municipal.

Fotos

  • Reunión en la sede del PSOE

Charo Chávez, de Sí se Puede, lamenta que el abismo en el que han caído los socialistas pueda «acercar» al país, con una posible abstención a la investidura de Rajoy, a «otro gobierno del PP, con más corrupción, recortes y ahogamiento a las Administraciones Locales». Sin embargo, la representante de la marca municipal de Podemos no aprecia en qué puede afectar a la gestión del Consistorio. «Concurrimos a las elecciones con un contrato con los ciudadanos y si se va cumpliendo, seguiremos adelante», explicó Chávez, quien apela a la responsabilidad que han adquirido con sus votantes y con Valladolid, sin valorar los posibles movimientos que pueda hacer Ferraz respecto de su voto al PP, «porque son meras hipótesis».

Únicamente el mandato de las direcciones de ambos partidos podría variar esta posición común, la misma que les unió para desalojar al PP de León de la Riva. Aún así, tanto Toma la Palabra como Sí se Puede también han sido testigos de la firme defensa del alcalde socialista del ‘no es no’ a Mariano Rajoy.

Óscar Puente volvió a arremeter ayer contra los críticos de su partido. «Ahora parece que tampoco quieren la abstención; el barco está sin rumbo y sin patrón, que era el que defendía claramente el rumbo del ‘no’; dentro de poco puede quedarse sin marineros y, a lo mejor, sin barco», lamentó el regidor, quien considera que «todos los que han diseñado este plan tan estupendo» tendrán que explicar qué quieren hacer con el partido y con qué referente quieren defender su postura. «Ahora no son valientes en mantener la abstención, que es lo que ganó el sábado en el comité federal», recalcó el alcalde de Valladolid.