El Norte de Castilla

Sánchez Lambás, la izquierda, junto al exministro Valeriano Gómez
Sánchez Lambás, la izquierda, junto al exministro Valeriano Gómez

Municipalizar servicios provocará pérdidas de empleo, según los expertos

  • Argumentan que el modelo de sucesión de empresa que se da entre sociedades privadas no se replica de forma automática si un ayuntamiento recupera la gestión de un servicio

El I Foro de Servicios Públicos Municipales, celebrado el día 3 de octubre en Madrid, ha concluido que el empleo será la primera víctima de los procesos de remunicipalización de servicios públicos que se han puesto en marcha en ciudades españolas como consecuencia de los recientes cambios políticos registrados en la corporaciones tras las últimas elecciones municipales. En Valladolid es el servicio del agua el que se ha propuesto para ser remunicipalizado. En este foro han participado, entre otros, Valeriano Gómez, exministro de Trabajo; Andreu Cruañas, presidente de la Asociación de Agencias Privadas de Empleo, y Jesús Sánchez Lambás, vicepresidente ejecutivo del Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada, informa Europa Press.

Así, han explicado que tras los comicios municipales, han accedido al poder grupos políticos que abanderan la supresión de la gestión privada de servicios públicos, limpieza, saneamiento, suministro de agua, transporte, mantenimiento de señales de tráfico, etc.

Según sus conclusiones, el riesgo más evidente de esta tendencia va a ser la pérdida de puestos de trabajo o el deterioro de las condiciones laborales de los trabajadores que actualmente hacen funcionar esos servicios municipales desde empresas privadas.

Argumentan que hay una serie de cuestiones ineludibles que anulan esa visión de automatización del pase de lo privado a lo público. «No hay procesos de subrogación inmediata por parte de los ayuntamientos de los empleos afectados. El modelo de sucesión de empresa que se da entre empresas privadas no se replica de forma automática si un ayuntamiento recupera la gestión de un servicio que antes gestionaba una empresa privada», han recalcado.

Añaden que la sucesión sólo se produciría si revirtiera al ayuntamiento toda la unidad productiva afectada y «resulta muy improbable que un antiguo contratista ceda al municipio activos propios».

Mas gastos por más costes

Según los especialistas, está claro que Hacienda «no va a permitir operaciones de trasvase de empleo que supongan incremento del gasto». Y ese incremento, señalan, está prácticamente garantizado «pues los municipios no pueden asumir directamente los costes laborales de los nuevos trabajadores sobre la base de que sus salarios se cubren con los ingresos que anteriormente recibía la empresa contratista».

Opinan que en la mayor parte de los casos se trata de empresas que trab

ajan para múltiples municipios, con modelos de gestión «globalizados» en los que los ingresos globales de todas sus concesiones «cubren todos sus costes igualmente globales y obtiene su beneficio».

Advierten que si se fragmenta el mercado y cada municipio se convierte en una empresa aislada, ese colchón de seguridad desaparece y cada municipio debe obtener los recursos para pagar los salarios de los nuevos trabajadores «funcionarizados». En un sistema de tarifas controladas, con tramos de bajo consumo en servicios esenciales como el agua que tiene precios casi simbólicos, «no habría más solución que reducir empleo o subir tarifas a todos los usuarios para cubrir los costes salariales».

El presidente de la Asociación de Agencias Privadas de Empleo (ASEMPLEO), Andreu Cruañas, ha matizado que «antes de optar entre una gestión exclusivamente municipal u otra de colaboración público-privada, es imprescindible una evaluación de eficacia y de eficiencia. Cruañas ha explicado que la colaboración entre agencias privadas de empleo y servicios públicos es la fórmula de éxito en los países de Europa y Norteamérica más desarrollados y que «ofrecer a los ciudadanos un servicio eficiente y de calidad para encontrar y mejorar su empleo debería anteponerse a su prestación pública o privada«.

Jesús Sánchez Lambás, vicepresidente Ejecutivo del Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada, destacó algunas de las amenazas que supone la generalización de políticas de remunicipalización de servicios. «Remunicipalizar -arguye- supone en realidad una alteración grave del mercado que tienen una incidencia importante en la competencia. Sacar del libre juego empresarial bocados significativos de negocio rompe las reglas del juego de ectores empresariales plenamente consolidado».

Valeriano Gómez, director general del Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada, señaló que «la gestión privada de servicio público es un modelo de éxito más que razonable en todos los mercados en los que opera». Recordó que fueron los ediles comunistas de Bolonia (Italia) en los años ochenta los que iniciaron el proceso de privatización, que aún perdura. La clave del éxito, dijo, «es que la regulación y la supervisión de los servicios públicos siempre está en manos del poder público. Eso nunca se cede y es lo que permite que un servicio se gestione con herramientas de empresa privada pero bajo estrategias públicas».