La herencia de una feligresa contribuirá a restaurar el retablo de la iglesia de San Pedro

Retablo (ya con los andamios) de la iglesia de San Pedro Apóstol.
Retablo (ya con los andamios) de la iglesia de San Pedro Apóstol. / RAMÓN GÓMEZ
  • VALLADOLID

  • «Ojalá el ejemplo de esta herencia sirva de modelo para proteger el valor del patrimonio cultural», aseguran los sacerdotes del templo

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

La sorpresa llegó en una de las disposiciones del testamento, en las últimas voluntades de una feligresa que falleció el año pasado –viuda, sin hijos– y que decidió, sin que se desvelara su identidad, sin aviso previo de sus intenciones, destinar parte de su legado a labores sociales (Cáritas) y también a la limpieza del retablo de su parroquia.

La iglesia de San Pedro Apóstol (en la calle Ramón y Cajal) se ha encontrado con una inesperada inyección económica que contribuirá a financiar la intervención en el retablo que preside el templo, un tapiz de madera policromada de 12 metros de alto por ocho de ancho, concluido en 1759 y atribuido a Antonio de Bahamonde.

Cuentan los párrocos Fernando Bogónez y José David Gil que esta era una necesidad planteada hace al menos 10 años, incluida en el plan de rehabilitación que se habían fijado para el templo (ya ha habido obras en la fachada, el presbiterio, la pintura e iluminación) y que no había hallado hasta el momento financiación por parte de la Junta. «Nos pilló la crisis», lamentan los sacerdotes. Así que ha tenido que ser una donación particular, parte de la herencia de una parroquiana, la que permita sufragar en parte los cerca de 50.000 euros presupuestados para la limpieza y restauración del retablo. El resto del dinero esperan conseguirlo a través de colectas.

Los expertos restauradores de Arte Valladolid efectúan durante esta semana un minucioso análisis del retablo para comprobar la intevención que deberán acometer durante los próximos tres meses.

Un armazón metálico abraza ya la estructura para permitir el trabajo de unos especialistas que deberán asentar la policromía con problemas de adhesión para ejecutar sin riesgos las tareas de limpieza, con aspirador, brocha de pelo fino y otras técnicas, en función del estado en el que se encuentran las diversas zonas del retablo. De este modo, se eliminará la suciedad superficial incrustada, el ennegrecimiento por humos (de velas y candelabros) y los posibles restos de barniz o de recubrimientos que se puedan hallar durante los trabajos. También se contempla la reintegración cromática y una protección final para ofrecer una solución, así, a los problemas derivados del paso del tiempo y las condiciones ambientales, que «han propiciado el levantamiento de algunas zonas del oro y el fallo de encoladuras de elementos originales».

El proyecto tiene previsto además bajar del retablo las principales tallas y esculturas que lo conforman con el objetivo de someterlas a un «tratamiento pormenorizado, con acciones preventivas antixilófagos y los trabajos de carpintería necesarios para cada una». La talla principal es la de San Pedro Apóstol (casi se han perdido dos dedos de su mano derecha). A su diestra (en la izquierda del retablo para los fieles) hay una representación de San Juan Bautista (con una grieta «de cierta entidad» en la zona del pecho). Al otro lado, una imagen de San Antonio de Padua. Y en la parte superior, la Virgen de la Asunción. Hay también, en la zona inferior, un Cristo con fechado anterior al retablo. Y a ambos lados, dos puertas de madera que conducen a una escalera interior por la que se asciende hasta el expositor.

«La donación de la herencia no abarca toda la financiación, habrá que darle un empujón más, pero ojalá que este acto de alguien que quiere tanto a la Iglesia sirva de modelo para otros y podamos así proteger el patrimonio cultural de un templo que ya está situado en el centro de la ciudad y que tiene indudable valor artístico», explica Bogónez.

Mientras duran las obras, se mantendrán en San Pedro las misas del sábado por la tarde y el domingo por la mañana. Las misas diarias se celebran en la vecina iglesia de Santa Clara (19:00 horas).