El Norte de Castilla

La segunda caminata contra el hambre suma 3.500 andarines en Valladolid

Los andarines, durante la marcha contra el hambre.
Los andarines, durante la marcha contra el hambre. / B. A.
  • Los cuatro euros de donativo por persona se transformarán en alimentos para los más necesitados

La segunda caminata contra el hambre organizada por el Banco de Alimentos de Valladolid ha sumado 3.500 andarines, que convertirán sus cuatro euros de donativo en alimentos básicos, en un momento en el que la asociación tiene déficit de productos y "la crisis sigue ahí".

"Llevamos ocho meses estabilizados, en cuanto a personas atendidas, la crisis está ahí, con salarios muy precarios y el problema político que ha frenado a las empresas", ha explicado a Efe el presidente de la Fundación Banco de Alimentos de Valladolid, Jesús Mediavilla.

El número de personas que necesita hacer uso de este recurso está estable "en lugar de ir a la baja", ha precisado Mediavilla, quien ha valorado el respaldo solidario de los vallisoletanos en esta segunda caminata, que tiene un recorrido de unos 5,5 kilómetros.

La caminata ha transcurrido sin incidentes y han participado sobre todo familias con niños e incluso algún perro se ha atrevido a ponerse un dorsal.

Los caminantes han empleado entre una hora y hora y media, con "una buena respuesta", ya que el pasado año se inscribieron 3.000 andarines.

"En estos momentos el banco está con déficit de alimentos y hemos tenido que comprar 20.000 litros de leche, ya que uno de nuestros compromisos, una vez cumplidos con los alimentos básicos, era que a ningún niño le faltara la leche", ha detallado a Efe el responsable del banco provincial de alimentos.

Cada uno de los inscritos ha aportado cuatro euros, uno más que en la anterior edición, que la organización transformará en un grupo de alimentos básicos compuesto por un litro de leche, otro de aceite y un kilo de alubias y conservas de pescado