El Norte de Castilla

«Me apasiona desfilar, sobre la pasarela es donde más cómodo me siento»

Gabriel Carro, nuevo Mister Internacional Valladolid.
Gabriel Carro, nuevo Mister Internacional Valladolid. / Andrea Vega
  • Gabriel Carro será el encargado de representar a Valladolid en el certamen Mister Internacional España del próximo año

El 30 de abril de 2017 ya está marcado en su calendario. Ese día viajará a Matalascañas, Huelva, para hacer lo que más le gusta: desfilar. Pero no lo hará en un escenario cualquiera. En representación de su Valladolid natal, este joven de 23 años se disputará durante una semana el reconocimiento de hombre más guapo del país, antes conocido como Mister España y ahora resucitado en el certamen Mister Internacional España. Con 193 centímetros de altura, 80 kilos y una amabilidad contagiosa, Gabriel Carro, atiende a El Norte de Castilla meses antes del certamen que le puede abrir todas las puertas.

– Primero de todo, ¿se considera Mister Internacional Valladolid 2017 un conquistador?

– Creo que sí soy un conquistador, pero no por mi físico, simplemente por mi saber estar y por mi trato con la gente. Creo que, por mi forma de ser, soy una persona que suele caer bien a la gente.

– ¿Y cómo es esa forma de ser? ¿Qué hay más allá de esa imagen que vemos en las pasarelas y las redes sociales?

– Como te decía, yo creo que no conquisto ni por mi físico, ni por mi cara, ni por ser Mister ni por nada superficial, si no por ser una persona abierta y transparente con la gente que da lo que tiene sin esperar nada a cambio. Me considero una persona activa, humilde y trabajadora que más o menos tiene claro lo que quiere y que con dedicación va logrando objetivos. Todo esto siempre con una sonrisa en la cara.

– ¿A qué dedica su tiempo libre?

– Me gusta mucho salir y quedar con la gente. No me gusta quedarme en casa con el ordenador y estoy un poco harto de las redes sociales, prefiero el cara a cara. Tomar un café con un amigo, dar un paseo con mi madre... La naturalidad.

– ¿Se cuida mucho? ¿Qué trabajo hay detrás del nuevo Míster Internacional Valladolid?

– Bueno, ahora siendo Mister voy a empezar con una dieta un poco más estricta, pero cuidarme mucho tampoco... Voy al gimnasio bastante pero, comer, como lo que quiero -se ríe-. En este tema no tengo ningún problema porque tengo una buena genética. Aún así, como de todo y llevo una dieta bastante equilibrada.

– ¿Cuando empezó a modelar? Resuma un poco su trayectoria.

– Empecé hace unos tres o cuatro años, en la agencia de Estefanía Luyck, desfilando para El Corte Inglés, luego el desfile de Fecosva, después más desfiles y sesiones de fotos, hace poco una sesión en Madrid con el fotógrafo Félix del Rincón... Todo lo que va saliendo por Valladolid lo intento hacer. El campo de Madrid es mucho más amplio, pero de momento aquí me van saliendo cosas y no me puedo quejar. Con el título de Mister Internacional Valladolid espero dar un paso más.

– ¿Con qué marcas o profesionales le gustaría trabajar?

– Más que trabajar con determinadas marcas o profesionales, lo que me gustaría es desfilar en las dos principales pasarelas nacionales, las Fashion Week; la 080 de Barcelona y la Mercedes Benz -antigua Cibeles- de Madrid. Serían un logro bastante grande, algo muy emocionante.

– ¿Y lo ve factible a día de hoy?

– Claro que sí. Yo nunca tengo miedo a los retos, no me cierro a nada y veo factible cualquier cosa. Se que es difícil porque hay muchísima competencia, pero no me puedo poner techo. Luego puede ser o puede que no, pero si no lo sueñas tú nadie lo va a hacer por tí.

– Compaginas los desfiles con dos trabajos, ¿cómo lo haces?

– Sí. Ahora mismo estoy trabajando en dos sitios, en El Corte Inglés y en el bar ‘Ohm’. En este sentido soy un afortunado, porque mi encargada en El Corte Inglés, Virginia, me cuadra todo de la mejor manera para que yo pueda hacer cada cosa que me sale de modelaje. Me lo facilita mucho. Si me sale algo la escribo y ella me cambia el horario o los días. Soy consciente que no en todos los trabajos te ayudan de esa manera. Siempre habrá actos y desfiles que no puedas hacer por no poder compatibilizarlo, pero yo tengo claro que mi prioridad es mi trabajo, que es lo que me da de comer. Si pudiese dedicarme exclusivamente a ello, pues fantástico, pero siempre teniendo una opción ‘b’. Yo dejé de estudiar hace unos años pero este mismo año me voy a volver a ello. Hay que ser conscientes de la realidad. Hay gente que se obceca y se obceca, yo no.

– ¿Por qué se presentó al certamen de Míster Internacional Valladolid?

– Esto fue a través de un gran amigo mío, Alberto, que fue Mister Internacional Valladolid el año pasado y me puso en contacto con la organización. Yo les escribí interesado en el certamen, porque tiene muchas salidas en el sector, les mandé mis fotos e hice una entrevista, les gusté y me eligieron. Y a partir de ahí, a moverlo por las redes sociales.

– ¿Cómo se siente sobre la pasarela?

– Me siento libre, en ese momento me encuentro tremendamente cómodo. Me apasiona desfilar y por eso se me hace todo muy fácil. Hay gente que se pone muy nerviosa, yo todo lo contrario; ahí es donde más cómodo y relajado me siento.

– ¿Cómo valora la moda nacional actual?

Yo creo que es bastante buena. Este es el único país en el que la Fashion Week se hace en dos ciudades diferentes, en otros se hacen dos al año pero siempre en una misma ciudad. Esto nos ofrece más posibilidades a los modelos y a las marcas.

– ¿Cuáles son sus planes de futuro y cómo le gustaría verse dentro de unos pocos años?

– La semana que viene voy a hacer los desfiles de El Corte Inglés por toda Castilla y León, que lo llevo haciendo tres años ya con la agencia en la que estoy, ‘Why not’, y que disfruto mucho porque lo hago junto a un grupo estupendo de compañeros. Luego la agencia internacional ‘Tr3ss Management’ también me está buscando alguna cosilla fuera, esperemos que haya suerte. Mi mayor deseo es desfilar en las mejores pasarelas nacionales e incluso internacionales. Me gustaría poder dedicarme a esto en los próximos años, porque la carrera de modelo dura solamente unos años. La imagen que uno tiene con veintitantos años, la imagen que gusta, no dura toda la vida. Veremos.