El Norte de Castilla

El medievo resurge en Tordesillas con 35.000 visitantes en su mercado histórico

fotogalería

Inauguración del mercado. / M. M.

  • La vigésima tercera edición reúne 148 puestos de 15 comunidades autónomas y tres de Portugal

El medievo resurge durante este fin de semana en Tordesillas, acompañado de más de 35.000 visitantes, que se prevén que lleguen a su mercado histórico. Como es tradicional, a las 13:00 horas de ayer arrancó la inauguración de esta cita, que, por primera vez, corrió a cargo de los niños con una puesta en escena espectacular con cariocas en movimiento realizadas por ellos mismos. Acompañados de comediantes y participantes, entre ellos, el Grupo Estarivel, Heraldos de Castilla, Grupo Palenque Medieval y Gaiteros Os Brinqueiros, todos pusieron color y notas de música al estreno. Durante más de diez minutos, los asistentes pudieron disfrutar de un baño folclórico de otra época en una Plaza Mayor engalanada para la ocasión y unas calles muy concurridas, que desprendían olor a romero, lo que también ayudó a viajar en el tiempo.

También, como novedad, el joven de 23 años Andrés Villagarcía, con la misma edad del mercado, dedicó unas palabras al público. Andrés reconoció que para los chicos de su edad el mercado medieval es muy esperado. «Nos reunimos con amigos, con la familia, muchos quedamos a cenar, compramos y vemos a los artesanos, es muy especial», resaltó el muchacho. El joven destacó la ayuda del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT), de la Asociación de Empresarios y Profesionales de Tordesillas y de los vecinos. No fue el único protagonista, Kenzo y Erika, de 9 y 10 años, afirmaron pasárselo muy bien en el mercado. Además, Kenzo señaló sin pudor que lo que más le gusta es «el puesto de su padre, Carlos» y las «almendras garrapiñadas». Erika, por su parte, señaló que lo que más le atrae es el Fauno y las actuaciones de fuego. Tras la inauguración oficial, la reina Juana, encarnada por Raquel Cañas, y la infanta Catalina (Raquel Mata) partieron de palacio, acompañadas de la corte, para visitar el mercado. La primera parada, un clásico de la visita, fue el puesto de fruta, donde probó unas uvas. La reina prosiguió la visita por todos los expositores –este año 148–, que ocupan 640 metros cuadrados. Los artesanos, que representan más de cincuenta oficios, han llegado de quince comunidades autónomas. Otros tres proceden de Portugal. Según la vocal del CIT, Montse Rubio, se ha renovado un 25% el número de comerciantes. Entre los productos, figuran jabones, miel, cuero, cactus de tela, cuencos de madera, ropa, plata y tampoco faltan dulces o quesos. Entre los puestos de comida, se encuentra el de Laura Martínez de Lizarduy y Héctor Orbiso, del caserío de Vizcaya ‘Mañeco’, un deleite para los más golosos con rosquillas de anís recién hechas o el tradicional pastel vasco. Héctor contó que vienen todos los años y reconoció que los productos caseros funcionan muy bien en esta cita.

El presidente del CIT y de la Asociación de Empresarios Profesionales, José Luis Sainz, explicó que se hace una selección muy rigurosa de los puestos porque, entienden, que el mercado debe ser una mezcla de los productos, la ambientación y el teatro de calle. «Intentamos no repetir un producto igual o parecido más de dos o tres veces», indicó. Sainz apuntó que en esta edición, ante el recorte del presupuesto que se registra desde el comienzo de la crisis, –este año contará con cerca de 20.000 euros–, se organizan otras actividades, como la inauguración a cargo de los niños. El alcalde tordesillano, José Antonio González Poncela, vestido para la ocasión, destacó, por su parte, la labor del CIT en la organización, y enfatizó que el «buen tiempo va ayudar a que esta edición sea de nuevo un éxito y que se vea aún más bonito el casco histórico de Tordesillas». El máximo responsable del Ayuntamiento también puso de relieve la inauguración con los pequeños, para él una muestra de que el mercado está en el «ADN de los tordesillanos».