El Norte de Castilla

En Lauki ya no entran más camiones de leche

n Lauki ya no entran más camiones de leche
Concentración a favor de Lauki el pasado sábado.
  • El pasado lunes descargó el último vehículo y ya solo restan tres días para el cierre de la fábrica

  • El comité de empresa de Dulciora inicia hoy la negociación del plan social con Mondelez, que acaba de clausurar otra planta en Chicago

El sábado, cuando la manifestación convocada por los sindicatos llegaba a las puertas de Lactalis, había cinco camiones dentro de la fábrica. Muchos para un sábado. El lunes a las 15 horas descargó la última cuba. Y anoche, en el último turno, se cerró la producción. Aún habrá quien tenga que trabajar hasta el viernes, día en que expira el plazo impuesto por Lactalis para clausurar la planta.

A partir de ese momento tan solo unos pocos operarios acudirán a la planta para vaciar los almacenes, para lo que se ha dado un plazo aproximado de un mes. A partir de ahí, los necesarios para desmantelar aquellas partes que se vayan a trasladar a otras plantas y aún permanezcan en la sede de la avenida de Palencia. Y es que algunos trabajadores, de hecho, ya se encuentran en pleno traslado a sus nuevos puestos en Granada o Peñafiel, mientras que otros disfrutan de las vacaciones pendientes y el resto remata la producción que falta antes del cierre definitivo de la fábrica.

A Lauki le quedan apenas 72 horas para pasar a ser historia industrial. El plazo para vender la planta, eso sí, se intentará prolongar más allá para intentar que, como explicó la consejera de Agricultura, Milagros Marcos, «se mantenga la actividad industrial en la ciudad». Algo que parece complicado por las reticencias de la multinacional Lactalis a vender.

Hoy empieza Dulciora

Mientras, hoy comienzan las conversaciones informales entre el comité de empresa de Dulciora ylos representantes de Mondelez para negociar el cierre de la planta en Valladolid. Parece que Mondelez tiene prisa por conseguir cuanto antes un pacto con la parte social que permita iniciar 2017 con todos los planes en marcha. En ese sentido, el comité presionará para conseguir la mejor salida posible para el sector más desfavorecido, el personal de cadena. Mondelez tiene fama de tratar mejor a la parte cualificada –directivos y mandos intermedios– que a los obreros de a pie, y ese es un aro por el que el comité de empresa de Dulciora no quiere pasar esta vez.

«La postura de representación social va a ser de forma unánime escuchar. Tenemos líneas base que vamos a seguir.De entrada no las vamos a exponer, que sean ellos los que vengan con un paquete medianamente atractivo», explicaba ayer Francisco Pasalodos, de UGT, que esta semana ha estado reunido en Chicago con representantes sindicales internacionales.

«Se han conseguido dos objetivos básicos, que una organización internacional sindical sobre industria alimetnaria convierta en un expediente a Mondelez en sí mismo, dedicándole recursos para luchar contra sus prácticas poco ortodoxas. Y segunda, que después de que en Chicago han cerrado una fábrica con 600 personas que hacía Oreo, se ha equiparado la atención sindical sobre las dos plantas», explica FRancisco Pasalodos.

El tiempo corre, en cierto modo, a favor de los trabajadores, porque Mondelez quiere tener todo cerrado antes de comenzar 2017. «Les gusta llegar a la presentación de un ERE ya con los pactos hechos, con un preacuerdo», explica el representante sindical. Entre las posibilidades que pueden darse a lo largo de la negociación está que la multinacional ofrezca recolocaciones en alguna de las fábricas con las que cuenta en España, como Tarrasa o Viana (Navarra).