El Norte de Castilla

Los trabajadores mantendrán abierto el hotel cuyo gerente huyó encerrando a los huéspedes

Los trabajadores mantendrán abierto el hotel cuyo gerente huyó encerrando a los huéspedes
  • El empleado fugado había clausurado hace pocas fechas otro negocio de hostelería en Tordesillas

Fue una camarera, que se encontraba fuera del hotel después de haber terminado su turno, la que en la noche del lunes dio la voz de alerta de que el gerente del hotel El Tratado había dejado encerrados a los huéspedes del establecimiento. Minutos antes J. A. C. N., natural de de Ciudad Real, se había largado en plena noche con su familia –su mujer y sus tres hijos– tras llevarse sus enseres en un camión de mudanza.

De momento, el hotel permanecerá abierto, según adelanta el propietario, quien ha transmitdo la voluntad de los trabajadores por continuar con la actividad. El hotel, de dos estrellas, está ubicado en el centro del municipio, cuenta con 23 habitaciones con precios que se situaban en los 27,50 euros por habitación individual y 44 euros la doble.

La empleada, en el momento en el que se dio cuenta de que el gerente había huido, dejando encerrados a los clientes, llamó a una de sus compañeras. De inmediato, esta avisó a los agentes de la Guardia Civil, quienes se personaron en la puerta de El Tratado llamando por su parte a los Bomberos de la Diputación. Según cuenta uno de los responsables del parque de Tordesillas, un empleado había podido acceder a través del almacén, aunque no encontró ninguna copia de las llaves y el acceso principal seguía bloqueado, por lo que decidieron manipular el bombín de la cerradura para poder abrir la puerta. La empleada que llamó a la Guardia Civil, que prefiere guardar el anonimato, reconoce que se alteró y se puso muy nerviosa, porque temió por la seguridad de su hijo  de nueve años que pernoctaba junto a su padre en el hotel. «Me puse histérica porque pensé que si había algún incendio no podrían salir», cuenta. Tras abrir el acceso principal, la Guardia Civil entró en el establecimiento y solicitó a la empleada que se quedará toda la noche, dado que los huéspedes no se enteraron de lo sucedido ya que la la mayoría estaba durmiendo, excepto uno de ellos que había salido y no podía volver a entrar.

La empleada, acompañada por su familia, accedió a pasar la noche en el hotel, aunque llamó a su hermano para que la acompañará ante el «miedo» que le suponía tener el hotel abierto. La trabajadora ha explicado que se siente «humillada», «impotente» e «indignada» y ha reclamado penas de cárcel para este tipo de actuaciones, no solo por el dinero sino por las consecuencias que puede conllevar dejar encerrados a los clientes del hotel. «No entiendo nada», exclama, «no tiene sentido que dejara encerrada a las personas; se podía haber ido sin la necesidad de llegar a esta situación».

De igual forma opina el dueño del hotel, José Luis González Galván, quien ha detallado que el gerente llevaba seis meses sin pagar el alquiler (3.500 euros cada mensualidad). Tampoco abonó parte de las nóminas de los empleados de los dos últimos meses y se ha fugado sin efectuar el pago de las liquidaciones: En total, más de 20.000 euros, que se suman a los 30.000 que se ha llevado en efectivo y lo que debe a proveedores, una cifra aún sin cuantificar. Según González Galván, «el hotel ha ido muy bien, en la última semana ha registrado lleno durante varios días». «El problema –añadió– es que hace mes y medio invirtió dinero en otro negocio, un bar-restaurante en Tordesillas, y no le salió bien, con lo que tuvo que cerrar. Incluso, entre los empleados se hablaba de la posibilidad de que se marchase, pero nunca que lo hiciese de la forma que lo ha hecho». Una de las empleadas afirma que incluso se lo preguntó, pero el siempre lo negó. «Ha esperado a que pasen las fiestas para llevarse la recaudación», sostiene, y explica que aunque de trato era «simpático», en las últimas semanas actuaba de forma «extraña».

El propietario ha avanzado que pondrá una denuncia y según fuentes consultadas la Guardia Civil ya le está buscando para que cuente lo sucedido.